Clasicosis

Cine clásico: 110º aniversario de Cary Grant. Sus mejores películas.

"Fingí ser la persona que quería ser hasta que al final me convertí en esa persona. O él se convirtió en mí."

Archibald "Archie" Alexander Leach, eternamente conocido como Cary Grant, nacía hoy hace ya 110 años. Tal aniversario no se nos podía escapar, ya iba siendo hora de honrar a uno de los mayores iconos del cine clásico. Un actor que, como veréis a continuación, nos dejó películas memorables (muchas de ellas auténticas obras maestras) a lo largo de cuatro décadas.

Cary Grant nació en Inglaterra en 1904. Tuvo unos orígenes muy humildes y dramáticos. A los 9 años su padre le dijo que su madre se estaba tomando "una largas vacaciones" y después que había muerto, cuando en realidad la había internado en un hospital psiquiátrico por depresión y se había vuelto a casar. Grant supo la verdad cuando ya tenía 30 años. Cuando a los 14 años le echaron del colegio se unió a un grupo de teatro y fue así como en 1920 llegaría a Nueva York. Allí conoció a Mary Pickford, Douglas Fairbanks y quien se adueñó de su descubrimiento, la siempre provocadora Mae West.

En 1932 debuta en el cine, uno de sus primeros papeles importantes es junto a Marlene Dietrich en "La Venus rubia". No sería hasta 1937, con "La pícara puritana", donde consigue su primer éxito. A partir de ahí se convirtió en el rey de la screwball. Encarriló magníficos títulos como la fracasada e incomprendida en su momento "La fiera de mi niña", "Historias de Filadelfia" y "Luna nueva". Tres títulos con mayúsculas del género, obras maestras imperecederas. Y de ahí a la cima de la que ya no se bajó hasta su retirada en 1966.

En 1941 colaboraría por primera vez con Alfred Hitchcock en "Sospecha". En ese momento se convirtió en el actor fetiche del orondo director. Hitchcock no era amigo de alabanzas y menos hacia sus actores (todos sabemos de su debilidad por las actrices), sin embargo, declaró que Grant fue "el único actor al que he querido en mi vida". Otro inmenso director, Howard Hawks, llegó a trabajar con Grant en cinco ocasiones y dijo de él que "el mejor de lejos, no hay nadie comparable a él". Y es que si hay algo que caracteriza la carrera de Cary Grant es que repitió con quien tenía éxito. Cuatro films con Hitchcock, entre otras "Con la muerte en los talones" y "Encadenados". Cinco con Hawks, "La fiera de mi niña" o "Luna nueva" son de las más memorables. Otras tantas con Stanley Donen donde destaca "Charada". Tres con George Cukor, curiosamente tres comedias acompañado de Katharine Hepburn como "Historias de Filadelfia" o "Vivir para gozar". Y otras tres con George Stevens, quien le dio una de sus dos nominaciones al Oscar con "Serenata nostálgica". Sólo trabajó dos veces a las órdenes del magnífico Leo McCarey, la primera sería su salto a la fama: "La pícara puritana" y la segunda uno de los dramas románticos por excelencia: "Tú y yo". Lo mismo ocurrió con muchas actrices de primera fila. Katharine Hepburn, Ingrid Bergman, Deborah Kerr, Irene Dunne o Jean Arthur son algunos de estos nombres.

Vistos estos antecedentes resulta curioso encontrarnos con que "Arsénico por compasión" fue su única película con Frank Capra. O quizás no. Podemos considerar este título como una rareza dentro de la filmografía del director, quien solía buscar un perfil más sencillo y humilde para sus heroicos antihéroes. Cary Grant tenía un toque y elegancia perfectos para la época dorada de Hollywood. No era en absoluto un mal actor pero supo sacar provecho de sus puntos fuertes y pocas veces se expuso a un trabajo que requiriese un mayor riesgo. Grant tenía ese aura de eterno burgués, educado, elegante, que disfruta de una buena vida sin mayores complicaciones. Conseguía que pareciese fácil ser perfecto. Quizás sin la versatilidad de otros actores como Henry Fonda o James Stewart pero Grant era a la comedia lo que Bogart al cine negro, un valor seguro.

Su unión con Hitchcock nos mostró otro perfil, especialmente en "Sospecha", donde el espectador no sabe a qué atenerse con este personaje. Utiliza su vena encantadora para ser de lo más perturbadora. Llegó a desarrollar una gestualidad muy característica y algo excesiva en algunas comedias, la cual desaparecía cuando se adentraba en un drama o melodrama, la mayoría de corte romántico. Su encanto perduraba pero dejaba de lado la locura y velocidad típica de las screwballs para encontrarnos con un Grant más reposado. Fue este Grant más sosegado el que consiguió dos nominaciones al Oscar, la primera con "Serenata nostálgica" de 1941 y la segunda con "Un corazón en peligro" en 1944. Cary Grant fue uno de los primeros actores "libres". Fue de los primeros en no renovar contrato con un gran estudio y empezar a trabajar solo en proyectos que le parecían interesantes. A mitad de los años 50 creó su propia productora, Granart Productions, de la que salieron títulos como "Charada" o "Apartamento para tres".

Ahora es cuando toca romper la burbuja. Tras ese halo de perfección Cary Grant era humano. Sí, señores, aunque cueste creerlo. Su complicada y pobre infancia le convirtió en un hombre bastante propenso al alcoholismo y lleno de inseguridades. Una vez rico, se dedicó a cuidar su fortuna y no desperdiciarla dado el pánico que tenía a volver a ser pobre y proyectó en el dinero su felicidad. Se casó con Virginia Cherrill, Barbara Hutton, Betsy Drake, Dyan Cannon (con quien tuvo su única hija, Jennifer Grant) y Barbara Harris. Sus exmujeres le tacharon de hostil, con ataques de ira, tacaño e irracional. Los rumores de bisexualidad le persiguieron por su amistad con Randolph Scott , con quien vivía entre matrimonio y matrimonio y se acrecentaron a la muerte de ambos actores. Durante su matrimonio con la primero actriz y luego psiquiatra Betsy Drake, Cary Grant comenzó a consumir LSD (legal en esa época) para curar su alcoholismo y se convirtió en un acérrimo defensor.

No me gusta utilizar la palabra "estrella" para describir a actores pero si hay alguien con quien esa palabra cobre sentido es con Cary Grant. Una de las estrellas más grandes que ha dado Hollywood en su historia. Una leyenda que nunca ha encontrado sustituto a su altura.

TOP 10 Comedias:

  1. Arsénico por compasión (Arsenic and old lace, 1944).

  2. La fiera de mi niña (Bringing up Baby, 1938).

  3. Historias de Filadelfia (The Philadelphia story, 1940).

  4. Luna nueva (His girl Friday, 1940).

  5. Vivir para gozar (Holiday, 1938).

  6. La pícara puritana (The awful truth, 1937).

  7. Me siento rejuvenecer (Monkey businness, 1952).

  8. Mi mujer favorita (My favorite wife, 1940).

  9. Apartamento para tres (Walk don't run, 1966).

  10. La mujer del obispo (The bishop's wife, 1947).

 

TOP 10 Misceláneo:

  1. Con la muerte en los talones (North by northwest, 1959).

  2. Encadenados (Notorious, 1946).

  3. Charada (Charade, 1963).

  4. Tú y yo (An affair to remember, 1957).

  5. Sospecha (Suspicion, 1941).

  6. Indiscreta (Indisceet, 1958).

  7. Murmullos en la ciudad (People will talk, 1951).

  8. Atrapa a un ladrón (To catch a thief, 1955).

  9. Serenata nostálgica (Penny serenade, 1941).

  10. La Venus rubia (Blonde Venus, 1932).

 

P.D.: Os dejo su discurso al recibir el Oscar honorífico en 1970.