Clasicosis

Edward G. Robinson, sinónimo de cine clásico.

Hay géneros de cine que vivieron sus mejores momentos en la época clásica de Hollywood, como pueden ser los musicales, los western o el cine negro, y si hay un actor que dominara este último género, fue Edward G. Robinson, no fue el único, claro está, pero si uno de los más representativos de esta clase de cine. Así que, hoy que se cumple aniversario del día de su muerte, 39 años hace ya que nos dejó este gran actor, pero que no ha caído y no caerá nunca en el olvido, por ser uno de los grandes de la historia.

 

El actor que nació con el nombre de Emmanuel Goldenberg en el seno de una familia judía en Bucarest, y con tan solo diez años emigró con su familia hacía América. De joven tenía pensado estudiar para ser abogado o rabino, pero tras obtener una beca, decidió estudiar interpretación, menudo actor se hubiera perdido el mundo si hubiera llegado a ser rabino.  Ahora, en vez de  hacer un repaso a toda su carrera, me dispongo a hacer un top 5 con los títulos más significativos de sus carrera:

1- Hampa Dorada.

Pese a no ser su primera intervención en una película, este título fue el que lo lanzó a la fama. En el film interpretaba a Little Caesar, el personaje central de la película, ya que esta narra la historia de cómo este se hace un hueco dentro de la mafia, empezando desde lo más bajo hasta llegar a lo más alto. Robinson realiza un interpretación increíble, ya que yo siempre lo he visto como un hombre calmado y calculador, en esta ocasión es todo nervio y agresividad, desborda fuerza.

2- Perdición.

La colaboración con uno de los grandes, Billy Wilder, trajo consigo uno de sus papeles más famosos y, para mí, unas de sus mejores películas, cine negro en estado puro. Él interpreta un intrépido investigador de seguro, que se guía por su intuición, y acabará por investigar a su propio compañero. El estupendo guión de Wilder, es maravillosamente solventado por una interpretaciones enormes, en el que destaca la bella Barbara Stanwyck y el propio Robinson.

3- Cayo Largo.

En la década de los 50, el actor tuvo algunos problemas personales, el primero de ellos vino con la búsqueda de comunistas de McCarthy, afortunadamente, esto no afectó tan negativamente como podría haberlo hecho a la carrera del actor. Ya que poco después, nos regaló otra gran interpretación en este film, donde interpreta al líder de una banda de gángsters, un tipo muy inteligente y calculador, que toma rehenes en un pequeño hotel para conseguir lo que busca.

4- Millonario de ilusiones.

El segundo gran problema que sufrió el actor en esta década, fue la separación con su mujer, que sufría una enfermedad mental, esto le llevó a tener que vender gran parte de su colección de arte. Pero el actor se volvió sobreponer a las adversidades, primero con su participación en 'Los diez mandamientos' de Cecli B. Demille, para después pasarse a la comedia con Frank Capra, para realizar esta comedia. Estas películas son ejemplos, para asegurar que no solo hizo cine negro. En 'Millonario de ilusiones', donde realiza el papel de hermano de Frank Sinatra, algo que para mí, hace mejor actor a Robinson, viéndolo al lado de este, el actor realiza una interpretación bastante decente, donde también tiene sus momentos cómicos.

5- Cuando el destino nos alcance.

Hubiera estado bien, que se hubiera despedido en uno de sus grandes papeles de mafioso, pero tras sufrir un ataque al corazón, un accidente de tráfico y quedar afectado por una sordera, fue un film de ciencia ficción con el que se despidió. Una historia futurista, donde interpreta a un viejo, que siempre está rememorando sus días pasados, un extraño papel en su filmografía, pero un digno trabajo para terminar su filmografía.

Edward G. Robinson, pertenece a la lista de esas personas de la industria cinematográfica, a la que injustamente no le concedieron un premio Oscar durante su carrera. Pero tras conocerse que era víctima de un cáncer terminal, la Academia decidió concederle un premio especial por su gran trayectoria, pero tres meses después de acabar su película y dos meses antes de la ceremonia en la cual le entregarían el premio, Robinson falleció el 26 de enero de 1973.