Clasicosis

110º cumpleaños de Jacques Tourneur, el genio con menos medios.

- ¿Cuál es el sitio que piensa ocupar en la historia del cine?

- Ninguno... Soy un realizador muy mediano, he hecho mi trabajo lo mejor posible, con todas mis limitaciones.

Nacido en Francia, criado en Estados Unidos, Jacques Tourneur volvió a Francia para tras haber sido sexto ayudante de dirección en grandes films de la época como "Ben-hur" (1925) o "Anna Karenina" (1927). Y ahí es donde se nota el toque europeo que muchos de los directores que huyeron a Hollywood durante la II Guerra Mundial tenían, además de ser hijo de un director de cine de autor.

Durante su trayectoria su trabajo pasó completamente desapercibido para la crítica. Y para muestra las declaraciones que encabezan esta entrada. No sería hasta los años 80 (cuando el director ya había fallecido) cuando se empieza a alabar su labor tanto en revistas cinematográficas como en festivales como el de San Sebastián donde le dedican una retrospectiva en 1988.

Es por ello que hoy, en el 110º aniversario de su nacimiento, vamos a repasar 10 títulos que nos dibujarán cronologicamente su trayectoria. Tourneur supo adaptarse a muchos géneros, tiene fantásticos filmes de serie B, un noir indispensable a día de hoy, aventuras más que recomendables, westerns, dramas rurales, cintas de espionaje. Tourneur fue un todoterreno, un director sobrio en lo que refiere a sus actores e interpretaciones pero con una capacidad para jugar con luces y sombras que fascinará al espectador.

"La mujer pantera" (Cat People, 1942).

Los estudios RKO quizo hacer frente a las cintas de terror que una década antes había realizado la Warner. Frankenstein o King Kong buscaban asustar al público, lo que ellos buscaban era un terror más sugerente. Para ello se unieron el director Jacques Tourneur y el productor Val Lewton. La obra fue todo un éxito de taquilla y estuvo una gran temporada en los cines. En esta cinta tan económica, rodada en menos de veinte días y con actores no tan conocidos, se puede ver un gran trabajo de dirección donde los juegos de luces y sombras reinan sobre cualquier cosa.

"Yo anduve con un zombie" (I Walked with a Zombie, 1943).

Otra fantástica muestra de que la serie B no está reñida con la calidad. Esta historia caribeña de los zombies de la tradición vudú. Frances Dee interpreta a una enfermera que llega a las Antillas y hay un grupo de gente sufriendo un extraño mal. Se consigue una magnífica atmósfera y una tensión que atrapará a los espectadores. Muestra la talla del director, con poquísimo consigue lo que a día de hoy es una obra de culto.

"El hombre leopardo" (The Leopard Man, 1943).

Cerrando este triángulo de serie B, la que posiblemente sea la más floja de las tres. Una película de tan sólo 66 minutos que podría ser el reverso tenebroso de "La fiera de mi niña" (Bringing up baby, 1932) ya que su trama gira en torno a lo que ocurre cuando un leopardo se pierde. El film tiene un formato algo episódico centrándose en una víctima cada vez y haciéndose algo monótona por ello. A partir de aquí RKO separó a Tourneur y Lewton porque porqué tener un éxito si puedes tener dos.

"Retorno al pasado" (Out of the Past, 1947).

Uno de los primerísimos papeles de Kirk Douglas se ha convertido a día de hoy en todo un clásico. No hay lista actual de cine negro que no incluya este título. Al frente de la historia está un fantástico Robert Mitchum, a quien este género le sienta muy bien. Mitchum recibirá una visita de su pasado con asuntos por resolver. Quizás este sea el título más importante, recordado y valorado del director. Una imprescindible.

"Berlín Express" (id, 1948).

Es la primera película que se pudo rodar en Alemania tras la II Guerra Mundial. Estamos ante un film de espionaje donde gente de distintas nacionalidades e ideologías tendrán que trabajar juntos para investigar un misterio. Con un claro carácter conciliador, Tourneur nos muestra la diversidad y calma tensa bajo la que vivía Europa, todo sin olvidar que estamos antes una historia de espías con giros y sorpresas.

"Estrellas en mi corona" (Stars in my Crown, 1950).

Tourneur luchó especialmente por esta película y su fracaso supuso un duro mazazo y un gran desencato con la industria. Tourneur aspira a contar un pequeña gran historia. Un drama rural en un pueblo del sur con conflictos racistas, religiosos, personales, etc. La vida de una pequeña comunidad con Joel McCrea de pastor a la cabeza. Sin embargo, aunque es una cinta entretenida y amena, se queda un peldaño por debajo en lo que a despertar sentimientos se refiere. Le falta intensidad para convertirse en una gran película.

"El halcón y la flecha" (The Flame and the Arrow, 1950).

Burt Lancaster se estaba forjando una buena carrera y aquí se juntó con su amigo Cravat y dio un paso más adelante. Mostró que su pasado circense le hacía perfecto para cintas de acción llenas de dinamismo. El Technicolor hace la película más vibrante y consigue hasta una nomicación al Oscar, su banda sonora (de Max Steiner) también será reconocida con la nominación. Pocas veces vemos a Tourneur en un film tan convencional en su momento. Al más puro estilo Robin Hood, el francés realiza una magnífica cinta que es entretenimiendo puro. Cravat, Lancaster y Virginia Mayo repetirían poco después en "El temible burlón".

"La mujer pirata" (Anne of the Indies, 1951).

Otra cinta de aventuras, esta vez situada en alta mar. La piratería siempre ha sido un gran escenario para batallas y traiciones pero aquí además da un giro. La capitana es una mujer de mucho carácter que al vivir en un mundo de duros no sabrá cómo reaccionar cuando se enamore por primera vez. Jean Peters ofrece una de las actuaciones más intensas en la filmografía de Tourneur, un huracán que acabará enterneciéndonos.

"Wichita, ciudad infernal" (Wichita, 1955).

Y ahora un western de nuevo con Joel McCrea en la lista. Esta vez el actor interpreta a Wyatt Earp, un solitario pistolero que llega al pueblo de Wichita, donde tras la llegada de un grupo de salvajes ganaderos que crean el caos, es elegido como sheriff para imponer la ley. De nuevo el director demuestra que se mueve en culquier género tras las cámaras, tratando a la cinta de una forma espléndida, hay grandes escenas de acción, suspense e incluso amor, esto último en un segundo plano para que no robe protagonismo a lo realmente importante.

"La noche del demonio" (Night of the Demon or Curse of the Demon, 1957).

Terminamos la lista con otra gran obra de terror y suspense. Aunque la cinta no se realizó como al director le hubiera gustado realizarla, el resultado final es magnífico. En la historia vemos como Dana Andrews intenta desprestigiar a un líder del culto al diablo, pero mientras lo intenta se ve envuelto en una serie de eventos que no tienen explicación, llegandose a cuestionar todo aquello en lo que creía. El tema del ocultismo está tratado de una forma magnífica, la cinta cuenta con una fotografía en blanco y negro fascinante y un ambiente de suspense que hace que el espectador no pueda despegarse del asiento, pese a que de la forma que Tourneur quiso realizar la cinta hubiera aumentado dicho suspense.

Tras "Wichita", Tourneur empezó a trabajar en televisión y ahí es donde acabaría su carrera. Entre los shows de Jane Wyman, Barbara Stanwyck o Bonanza acabaría dirigiendo uno de los capítulos más alabados de la serie de misterio "Dimensión desconocida" (The twilight zone, 1959-1964). A pesar de ello lo odiaba, le parecía un trabajo mecánico donde su visión no aportaba nada.

La carrera de Tourneur nunca fue destacada, su poco éxito le vino gracias a las cintas de terror con Val Lewton pero la serie B no atraía la atención de los grandes estudios y la crítica. Para realizar "Estrellas en mi corona" aceptó cobrar a medida que el film diese beneficios y eso arruinó su carrera. Bajó su caché y los productores ya no le tomaron en serio. Tuvo que dedicarse a títulos más marginales y de ahí a la televisión.

A pesar de contar casi siempre con muy bajo presupuesto, consiguió tener a actores conocidos en sus producciones. De Burt Lancaster Robert Mitchum pasando por Dana Andrews y Joel McCrea. Le dio papeles protagonistas a actrices destinadas a ser secundarias como  Frances DeeJean Peters Y vio debutar a Gregory Peck o Anne Bancroft. Y sí, desgraciadamente también le tocó trabajar con actores como Victor Mature.

Dentro del escaso presupuesto y los ajustados medios que Tourneur tuvo a lo largo de su carrera, sus resultados no pueden ser más brillantes. Es un realizador con muchísima elegancia y lo más complicado en esa época, tiene un estilo propio. Siempre hay una historia aparentemente simple que acaba dejando un poso en el espectador. Una película que aspira a más de para lo que fue creada, ser un entretenimiento de segunda. Ya sea por su atmósfera o por el tono y mensaje que atraviesa a toda la trama, cada película de Jacques Tourneur es una pequeña sorpresa. Era casi una obligación moral aprovechar esta fecha para rendirle un pequeño homenaje.