Clasicosis

Personajes eternos: Eve Harrington (Eva al desnudo)

- Nunca olvidaré esta noche mientras viva, y a usted nunca la olvidaré por hacerlo posible.

Hacía tiempo que no hablábamos de un personaje al que sacarle jugo y analizar su importancia ya no sólo dentro de su propio film, sino también el impacto causado fuera del mismo. Hace unas semanas comentamos la fallida película “Las dos señoras Carroll”. Este film nació gracias a la obra que se estaba representando en Broadway, donde la germana Elisabeth Bergner era una de las protagonista. Mary Orr se basó en su historia con una admiradora para crear, aunque cambiando bastantes detalles, a Eve Harrington.

Desde el estreno de "Eva al desnudo" (All about Eve, 1950) la figura de la ayudante devota y entregada cuyas verdaderas intenciones van más allá ha quedado absolutamente marcada. No sólo hay que ceñirse al mundo del espectáculo sino que en cualquier ámbito, cuando veamos a alguien intentar escalar posiciones de manera desleal recordaremos irremediablemente a Eve.

Margo Channing (Bette Davis) es una estrella de teatro que un día recibe la visita de una ferviente admiradora, Eve Harrington (Anne Baxter). Eve soñaba con ser actriz y aprovechará que Margo la acoge bajo su protección para conseguir una carrera aunque para ello tenga que pisotear a quienes la ayudaron a llegar ahí.

El film comienza con Eve a punto de recibir un prestigioso premio mientras oímos las voces en off de varios personajes opinando al respecto. El espectador ya entra en la historia sabiendo que Eve Harrington conseguirá el reconocimiento, lo que nos falta descubrir es cómo ha llegado hasta ahí. Lo maravilloso del personaje, y por extensión de la actuación de Baxter, es que tras la primera duda sobre sus honradas intenciones todo lo que habíamos visto y oído salir de su boca perderá credibilidad. Bette Davis pone en duda la bondad y candidez de este personaje. Podría parecer un ataque de celos y de egolatría de la diva del teatro, sin embargo, en nuestra cabeza cada frase pronunciada por Baxter empieza a cobrar un nuevo sentido. Lo que unos minutos antes nos parecería impensable ahora se tambalea. Esa mujer servicial y discreta, sin que el personaje cambie un ápice su actitud, empezará a parecernos una interesada y aprovechada.

Varias actrices estuvieron a punto de dar vida a Eve Harrington, Donna Reed o Jeanne Crain entre otras. Finalmente Anne Baxter, quien ya venía con un Oscar como carta de presentación, consiguió llevarse el gato al agua e interpretar al personaje más importante de su filmografía. Sobre el papel, Eve Harrington no es más que un personaje secundario pero su peso en la trama y la sutil interpretación de Baxter acabaría reportándole una nominación a actriz principal.

Por mucho que nos duela reconocerlo, el mundo está lleno de Eves. Este personaje es ya eterno porque nunca pasará de moda. Posiblemente nunca seremos conscientes de su existencia, a no ser que como los personajes del film, tengamos un caso cercano al que hayamos calado. Lo mejor es recordar la última escena del film y que una sonrisa malévola ilumine nuestros rostros.