Clasicosis

Off Hollywood: 'Nosotras las mujeres'.

- Les contaré un episodio de mi vida. Si no les cuento una discusión les decepcionaría ¿verdad? No sé porqué cuando se habla de la Magnani por la calle oigo "Esta tiene malas pulgas".

Ficha: Nosotras las mujeres.

Hoy estamos ante una producción, cuanto menos, curiosa. Una película compuesta de cinco historias que se hizo a beneficio de la "casa de los artistas cinematográficos italianos". Por esta razón los cinco episodios tienen como protagonistas a actrices y nos muestran diferentes aspectos de sus vidas. En "Nosotras las mujeres" (Siamo Donne, 1953) se unieron importantes directores y actrices del país transalpino. El matrimonio entre Rossellini e Ingrid Bergman volverán a trabajar juntos mientras que el matrimonio real formado por Alfredo Guarini e Isa Marino participarán en diferentes pasajes, nombres como Luchino Visconti, Gianni Franciolini, Luigi Zampa, Alida Valli o la magnífica Anna Magnani también forman parte de esta película.

Todas las actrices se interpretan a sí mismas posiblemente aderezado con bastante ficción. No sé si las vivencias que ellas cuentan serán reales o sólo las han adoptado durante unos minutos, tampoco importa. Nos permite ver los primeros y competitivos pasos de una actriz, el precio de la fama, el lado más cotidiano o las renuncias personales ante las profesionales.

1º. Dirigido por Alfredo Guarini y protagonizado por Anna Amendola. Se centra en una prueba donde cientos de aspirante a actrices pueden ser descartadas por motivos de edad, belleza en cuestión de segundos. El proceso de selección nos muestra por un lado la frialdad de quien está detrás de la cámara y por otro los sueños, que en su mayoría serán irrealizables, de las aspirantes.

2º. Dirigido por Gianni Franciolini y protagonizado por Alida Valli. La actriz en la cima que tiene que atender a más compromisos que el de interpretar un papel. Dejarse hacer fotos aunque no esté de humor, dar discursos en bailes, atender siempre a la prensa con una sonrisa y una respuesta inteligente. El deseo de tener la libertad para hacer lo que apetezca, de ser tratada como una más, de no tener que aparentar continuamente serán el núcleo de este tramo del film dedicado a la actriz de "El tercer hombre" (1949).

3º. Roberto Rossellini e Ingrid Bergman vuelven a unirse para dar un toque de comedia a este drama doméstico que Bergman sufre; la gallina de una vecina le destroza sus rosales. Aquí podemos ver el lado más natural y de andar por casa de la actriz. Pocas veces pudimos disfrutar de la actriz en comedia, en esta ocasión con un toque de humor inglés y surrealista. Puedes ser la mismísima Ingrid Bergman pero los animales no respetan nada.

4º. Dirigida por Luigi Zampa con Isa Miranda de protagonista. Miranda quizás no sea de los nombres más conocidos del cine italiano pero tuvo una carrera internacional que le hizo conseguir una Palma de Oro y un Oscar entre otros premios. En esta trama vemos a una actriz que conserva fotos, premios, guiones y hasta revistas en donde aparece. Es una mujer que ha dejado de lado su vida personal por su carrera profesional. Un día, al salir de un rodaje, se topará con un niño herido al que llevará al hospital. Este encuentro hará aflorar su sentimiento de soledad, un Oscar poco importa cuando se presencia la complicidad entre una madre y su hijo.

5º. Cierran la película Luchino Visconti y una Anna Magnani espléndida. Juntos realizan el pasaje más divertido de los cinco. La gran Magnani, conocida por su carácter, se enzarza en una discusión con un taxista porque quiere cobrarle un suplemento por viajar con un perro. Ante su indignación decide buscar a un policía que ayude a resolver el entuerto que va a más cada minuto.

Confieso que la gestualidad italiana, aunque estén enfadados, me resulta tremendamente hilarante. Ante el absurdo de toda la discusión de Magnani con cualquiera que se encuentra yo no hago más que disfrutar. Su episodio me parece el mejor con diferencia. Ver a Magnani siempre es una garantía, pero aquí, tras una sucesión de historias más bien dramáticas (a excepción de Bergman) su llegada es un soplo de aire fresco para el espectador. La parte de Isa Marina, la Marlene Dietrich italiana, puede que sea con la que más nos podemos identificar y nos toque más la fibra. Muchos habremos estado en una situación que nos hace decidir entre nuestra vida personal o profesional y puede que en algunos años nos acabemos arrepintiendo.

Hay historias más atractivas que otras, en función de los gustos de cada uno, aunque todas tienen su punto de interés. Cada una dura unos 20 minutos lo que la hace dinámica. En mi opinión, el orden está diseñado perfectamente. La primera es la que menos me interesa y la última la que más. Cada capítulo me parece mejor que el anterior, con lo que al final el film deja un buen sabor de boca. Nuestra memoria ya habrá mandando los primeros minutos al fondo y se quedará con las sensaciones del final.