Clasicosis

Off-Hollywood: 'Brighton Rock'.

- Sabe lo que Mefistófeles le dijo a Fausto cuando le preguntó por el infierno?

- Éste es el infierno, ya estoy en él.

Ficha: Brighton Rock.

Ya hace casi un mes que falleció y en Clasicosis no le dedicamos unas líneas entonces, pero hoy vamos a repasar una de sus películas, Brigton Rock (Idem, 1947) en concreto, para realizarle un mini homenaje, a un actor que tuvo una extensa carrera durante más de cinco décadas, me refiero al británico Richard Attenborough que se nos fue con 90 años el 24 del mes pasado.

Pinkie Brown (Richard Attenborough) es un matón de pueblo pequeño cuya banda dirige un negocio de protección en el hipódromo de Brighton. Cuando Pinkie ordena el asesinato de un rival, Fred, la policía cree que es un suicidio. Esto no convence Ida Arnold (Hermione Baddeley), que estaba con Fred justo antes de morir, y ella comienza a buscar la verdad. Ella descubre una pista a través de una camarera ingenua, Rose, que puedan demostrar que Fred fue asesinado. En un intento de mantener Rose tranquila, Pinkie se casa con ella. Pero con su banda empieza a dudar de su capacidad, y sus rivales empiezan a hacerse cargo de su negocio, Pinkie empieza a ser más desesperado y violento.

Aunque la película dirigida por John Boulting sea una producción británica no tiene nada que envidiar a las películas sobre mafiosos de los años 30 que salían de las productoras norteamericanas. Es más, este film fue también conocido con el título de Young Scarface, referencia al apodo por el que fue conocido Al Capone, el famoso capo de Chicago. La cinta transcurre de menos a más, ya que la presión que recibe el joven criminal va aumentando, ya que su carácter no le puede llevar a otra cosa, se deja llevar por su violencia por lo que no piensa demasiado que va a ocurrir. Además, el film cuenta con un final que me encantado, una mezcla entre la ternura del personaje femenino y el abuso del protagonista.

Cuesta ver al entrañable John Hammond de Parque Jurásico como una terrible joven sin compasión que no duda en usar la violencia para prosperar en la vida, pero su juventud y su compañía parece que no le acompañan para que esto ocurre. Carol Marsh y Hermione Baddeley, son dos actrices que interpretan a dos personajes de gran importancia en la historia. La primera se mete en la piel de la camarera que tiene la clave de todo, y el protagonista lo sabe, por lo que se acerca a ella para intentar enamorarla. La segunda también lo sabe, y ella es quien intenta que la verdad salga y para ello se tiene que introducir en un mundo donde nadie decente quiere estar.

Con un metraje que no llega a la hora y media, estamos ante un intenso film de cine negro que convence de sobremanera y con un joven Richar Attenborough enfrascándose en un joven y violento mafioso sin alma alguna.