Clasicosis

Off-Hollywood: 'La evasión'.

- Jamás había sentido esto.

- ¿El qué?

- Te parecerá extraño pero es la primera vez que me siento contento conmigo mismo. Te lo juro, es cierto.

Ficha: La evasión.

En Clasicosis volvemos a salir hoy de Hollywood para volver a recaer en Francia y ver una de sus grandes cintas, que tal día como hoy hace 55 años se pudo ver por primera vez en su país de origen, como veis del film del que se trata es 'La evasión' (Le Trou, 1960). El cineasta galo Jean-Pierre Melville consideró a esta como una de las mejores películas francesas que jamás se han realizado.

Cuatro compañeros de celda están a punto de lanzar su elaborado plan de escape de una celda diminuta, un detenido de un bloque en reparación se transfiere a esta celda. Todos se enfrentan a una segura y larga condenas. El nuevo tiene el mismo incentivo que todos los demás pero, ¿se puede confiar en él?

Siempre he sido gran amante de los dramas carcelarios y el que dirigió Jacques Becker es maravilloso desde inicio hasta final. Con una fotografía maravillosa se nos va presentando a los cinco presos protagonistas y de los cuales cuatro han elaborado un magnífico plan de escape. Conforme se va avanzando en el plan vamos conociendo las personalidades de todos los protagonistas, los cuales son como una familia, se apoyan los unos a los otros en un ambiente donde tener una camarada que te cubra las espaldas es de vital importancia. La cinta cuenta con algunas escenas geniales donde la cinta toma un tono oscuro y de suspense.

El elenco mezcla a actores profesionales con algunos amateurs, es más, uno de los protagonistas, Jean Kéraudy, fue uno de los prisioneros reales que intentaron fugarse de la cárcel en 1947 e interpreta a uno de los líderes y de los que organiza todo plan. El resto de compañeros los interpretan Philippe Leroy, Marc Michel, Michel Constantin y Raymond Meunier, quienes realizan un magnífico trabajo en sus papeles de presos, cada uno tiene su rol en la trama y lo desempeña con de una manera brillante.

Es increíble como una película puede impresionarte tanto en un primer visionado, pero desde que vi esta película se convirtió rápidamente en una de mis películas francesas favoritas, su fuerza, su gran guión, sus movimientos de cámara, la banda sonora y una fotografía magnífica, hacen que una gran historia se convierta en un deleite para la vista y la mente.