Clasicosis

Off-Hollywood: 'Al final de la escapada'.

- Si no le gusta el mar, si no le gusta la montaña, si no le gusta la ciudad... entonces... ¡Que le jodan!

Ficha: Al final de la escapada.

¿Cómo? ¿Otro Off-Hollywood situado en Francia? Pues sí, ha coincidido que en esta última semana tres aniversarios sean del país galo. Es cierto, que este post debería de haber venido al principio de la semana, pero bueno, más vale tarde que nuca. 'Al final de la escapada' (À bout de souffle, 1960), una película cumbre del cine francés, precursor de la Nouvelle Vague, cumple 55 años, así que celebrémoslo como se merece.

Michel Poiccard, un sociópata y ladrón de poca monta irresponsable, roba un coche y impulsivamente asesina a unos policías que lo persiguen. Ahora, buscado por las autoridades, renueva su relación con Patricia Franchini, una joven estadounidense que  estudia periodismo en la Sorbona, a quien había conocido en Niza unas semanas antes. Antes de salir de París, planea cobrar una deuda de un conocido del bajo mundo y espera que ella lo acompañe en su escapada planeada a Italia. Incluso con su cara en los periódicos y medios de comunicación locales, Poiccard parece ajeno al peligro, que se está cerrando lentamente alrededor de él, imprudentemente persigue su amor por el cine americano y el interés libidinoso por hermosa americana.

Se podría decir que los padres de la Nouvelle Vague fueron François Truffaut y Jean-Luc Godard, y ambos estuvieron implicados en este film. El primero es el artífice de la historia y el segundo firmó el guión y la dirección de dicha cinta. Está claro que ya estamos ante una cambio de estilo cinematográfico, donde el orden del montaje se pierde, hay una serie de cambios de planos que no cuadran e incluso llegan a trastocar al espectador, este uso de hacer cine se perfeccionaría con el paso del uso. Pero esto es lo realmente interesante de la cinta, que además hace que el ritmo de la historia sea muy rápido, cosa que hace entretener al espectador.

Michel Poiccard, interpretado genialmente por Jean-Paul Belmondo, es un personaje de gran complejidad, su carácter le hace parecer que sea invencible, por ello actúa de una manera tan segura y decidida, aunque esté enamorado de Patricia su actitud ante ella es muy típica de esa época, y con esto me refiero a machista. Ella es interpretada por la preciosa Jean Seberg, su personaje es una joven soñadora, pero con una actitud firme aunque parece que no sabe elegir bien su compañía.

Si sois asiduos al blog, sabéis que yo no soy un gran amante de este movimiento cinematográfica, siempre que escribo sobre una película que pertenece a él siempre afirmo que lo hago desde mi ignorancia sobre la Nouvelle Vague, pero de las pocas que he visto, sin duda, esta ha sido una de las que más he disfrutado.