Clasicosis

Comenzando la aventura.

Con estas líneas damos el pistoletazo de salida al blog “CLASICOSIS” esperando que este viaje dure mucho tiempo, interese a más de uno y nos de la posibilidad, tanto a vosotros como a mí, de conocer grandes películas o de revisionar alguna que ya está cogiendo polvo en el fondo de nuestra memoria.

 

En mi opinión, cada uno a lo largo de su vida va montando su colección de películas intocables, es prácticamente imposible que dos personas coincidan al cien por cien en gustos cinematográficos. Por esta razón, desde este rincón de la blogosfera, yo intentaré dar mi visión sin creer que lo que escribo lo suscribe o lo debería suscribir todo el mundo. También se que la pasión me cegará en algún momento, ahí es donde espero que vosotros intercedáis y me intentéis convencer para que baje de la nube, o no, a lo mejor acabáis subiendo conmigo, ¡quién sabe!

Como estamos presentándonos, voy a dar algún detalle de los contenidos que aquí encontrareis, lo primero, definir clásico, ¿hasta dónde abarca? Esta pregunta es casi imposible responder. Sé que es injusto y que hay obras modernas que ya se pueden considerar clásicos, como le puede pasar a "Pulp Fiction" o a "El gran Lebowski" sin tener ni veinte años. Pero de lo que aquí vamos a hablar es de la conocida como la “Época dorada de Hollywood”, del nacimiento de las primeras estrellas internacionales, de la aparición de los directores de culto, y sobre todo, de buenas, malas y grandes películas, porque no podemos entender o admirar el cine actual sin echar un ojo a sus comienzos. Pero como no es Hollywood todo lo que reluce, hablaremos también de lo que estaba pasando fuera, en Italia, Francia, Suecia o Japón. Y como hay tiempo para todo, también comentaremos películas originales y sus correspondientes remakes, ¿cuál ganará con la comparación?, recordaremos escenas inolvidables, parejas que pasarán a la historia por una razón u otra, o cualquier otro tema que se nos plantee a lo largo del viaje.

En definitiva, lo que queremos es crear un rinconcito en el mundo para todos esos que cuando vemos una avioneta fumigadora nos tiramos al suelo, cuando hacemos spaguettis siempre tenemos una raqueta a mano para escurrirlos o cuando cogemos una cerilla intentamos encenderla con la suela del zapato, la pared o las patillas.

Ahora la pelota queda en vuestro tejado, veréis que he estado hablando en plural, y eso es porque, aunque yo voy a estar a este lado, espero que vosotros estéis al otro comentando y opinando, sino esto no tendría ningún sentido.

Así que poneos cómodos en la butaca y apagad los móviles… que esto ya empieza!