Clasicosis

Cine Clásico: 'Adivina quién viene esta noche' La última de la pareja perfecta.

-Sois dos seres maravillosos, que os habéis enamorado y que en definitiva tenéis un simple problema de pigmentación.

Ficha: Adivina quién viene esta noche.

Pese a que estamos ante una simpática comedia, con algunos tintes de drama, también es una cinta que puede infundir tremenda tristeza cuando te sabes que esta fue la última película que la pareja con mayor química del séptimo arte realizaron juntos, ellos son, como no podía ser de otra manera, Spencer Tracy y Katharine Hepburn. Pero además, 'Adivina quién viene esta noche' (Guess Who's Coming to Dinner, 1967) fue el último film que realizó él, quien tristemente falleció un par de semanas después de finalizar el rodaje de esta película.

Joey Drayton (Katharine Houghton), hija de Matt (Spencer Tracy) y Christina (Katharine Hepburn), vuelve a casa por sorpresa, con una impactante noticia, ha conocido a un chico en Hawai con el que pretende casarse. Si esto no fuese poco, trae al chico con ella, y menuda será la sorpresa de los padres cuando descubran que es un joven de color llamado John (Sidney Poitier).

El tema del racismo ha sido tocado de múltiples formas en la historia del cine, incluso hemos visto al propio Tracy protagonizar algún papel interesante en alguna película con este tópico, como puede ser 'La conspiración del silencio'. Pero en esta ocasión, en el film dirigido por Stanley Kramer, toda la reflexión parece más liviana debido a los toques de humor del film y que en la actualidad a nadie, o eso espero, le impresiona ver una pareja interracial. Pero en aquellos años, Estados Unidos estaba viviendo momentos de cambios respecto a este tema y creo que un film así, con estas estrellas, de cara al público podría servir para dar buena imagen a todo este entuerto.

Como ya he dicho, el film se balancea entre el humor y el drama, consiguiendo una gran armonía entre amabas sensaciones. En gran medida esto es debido a la clase que tenían los actores protagonistas. De Spencer Tracy poco más puedo decir, sobre su personaje ya lo dijo todo mi compañera Bel Kendall en un post dedicado al propio Matt Drayton. Por esta cinta, Katharine Hepburn consiguió uno de sus cuatro premios Oscar, y es que vuelve a estar encantadora, esta vez en el papel de madre comprensiva que lo daría todo por su hija. Sidney Poitier es uno de esos actores de color que fue abriendo el camino a muchos otros actores negros, todo ello demostrando el talento que tenía para la interpretación. En esta cinta vemos una interpretación pausada y calmada, aunque tiene algunos momentos de tremenda intensidad, como esa conversación que tiene con su padre en privado, en la que dice una frase que me encanta, es esta: "Tú te consideras un hombre de color. Y yo me considero un hombre", una frase que transmite de una forma magnífica el espíritu de esta película.

Esta fue la novena, y última, película que Tracy y Hepburn realizaron juntos, nueve obras que hemos repasado en este blog, y nueve obras que han pasado a la historia por reunir a dos de los actores más grandes que se han podido ver en la gran pantalla. Aunque este "especial" consistía en repasar parte de la filmografía de la actriz, al final se ha convertido en un homenaje a la pareja.