Clasicosis

Cine Clásico: 'El halcón del mar' Inglaterra vs España.

-La riqueza del Nuevo Mundo es infinita, y el Nuevo Mundo es nuestro. Nuestros barcos llevan la insignia española por los siete mares nuestras tropas arrasan África, el Cercano Oriente y el Lejano Oeste y nadie puede vencerlas, salvo nuestros propios vecinos.

Ficha: El halcón del mar.

Con la llegada del verano, en el hemisferio norte, en Clasicosis automáticamente parece que nos entran ganas de empezar a recordar y escribir sobre películas de aventuras. Cintas entretenidas y divertidas, que nos hagan pasar un buen rato y olvidar el calor asfixiante que hace en esta estación. Para ello, que mejor que empezar con Errol Flynn, uno de los nombres claves del género, quien protagoniza este film, 'El halcón del mar' (The Sea Hawk, 1940).

Geoffrey Thorpe (Errol Flynn) es un pirata aventurero y apuesto, surca los mares abordando buques españoles y robando en nombre de la reina Isabel de Inglaterra. En su último abordaje encuentra a María (Brenda Marshall), perteneciente a la nobleza. Aunque al principio no lo parece, ambos se sienten atraídos. Cuando llegan a Inglaterra, a la reina no le gusta como actuó su pirata, pero no le puede hacer nada, puesto que lo necesita. Thorpe dirigirá una peligrosa misión para robar a los españoles, y poder construir una flota que esté a la altura de la armada.

Hablar de cine de acción y aventuras, en el que participa Errol Flynn, puede recordar a los amantes del género, que ese nombre vengan seguidos por otros dos, el de su pareja en pantalla en muchas cintas, Olivia de Havilland, que en esta ocasión no encontramos junto al actor. Otro gran nombre es el de un director, que dirigió hasta once veces a este actor, me refiero al todoterreno Michael Curtiz. Este triangulo cinematográfico, consiguieron algunas de las obras más grandes del cine de aventuras, como puede ser 'El Capitán Blood' (Captain Blood, 1935).

La película empieza con una fuerza increíble, una gran batalla nava entre un buque español y el barco pirata del Capitán Thorpe. No puede haber un inicio mejor, ya que con este despliegue técnico, que hace que todo parezca tan realista, teniendo en cuenta que es una producción de 1940, es increíble. Todo ello hace que el film atraiga al espectador desde el primer minuto. Una vez pasado esto el film se convierte en una aventura donde predomina el amor, pero también la traición, ya que por ambos bandos, inglés y español, se actúa para salir favorecido uno frente al otro, todo ello más escenas marinas y algunos duelos a espadas, esto último no podía faltar.

Está claro que no había un actor mejor para interpretar al valiente pirata que Errol Flynn, su habilidad para la acción era nata, así que no había otra elección mejor para divertir y entretener mejor a la audiencia. Brenda Marshall es todo una belleza, pero quizás más desconocida que Olivia de Havilland, que le hubiera dado más caché al film. Como secundario de lujo está Claude Rains interpretando al embajador español que acompaña a María a Inglaterra, pese a que su participación es leve, muestra su talento frente a la cámara.

La cinta no es solo un simple divertimento para el espectador, técnicamente está la altura de cualquier film clásico o incluso muchos de la actualidad. Así que aquellos que no conozcáis este film, intentad buscarlo y verlo porque no creo que os arrepintáis, es todo un clásico del cine de aventuras.