Clasicosis

Cine Clásico: 'Más dura será la caída' Boxeo corrupto.

-Y ahora iré a casa.

-Sí, Toro, a casa.

Ficha: Más dura será la caída.

La película que os traigo hoy es una de esas que está a caballo entre varios géneros, es decir, es difícil de clasificar, en algunas páginas la califican como cine negro, aunque para mí podría ser considerada más un drama, aunque también se podría considerar como un biopic, aunque no lo sea como tal, ya que adaptación libre de la vida del boxeador Primo Carnera, aunque a este último no le sentó bien como le dejaba la cinta, así que denunció a la productora, pero tampoco tuvo éxito en esto.

Eddie (Humphrey Bogart) un veterano periodista es contratado como agente prensa por Nick Benko (Rod Steiger), un hombre con muchos recursos y pocos escrúpulos, para que consiga hacer famoso a Toro Moreno, un boxeador gigantón pero demasiado torpe, que aspira a convertirse en el campeón a base de combates amañados.

EL film es un drama deportivo que muestra una de las caras más horribles del deporte, el amaño de los resultados, en este caso el boxeo. Pero además, el film dirigido por Mark Robson, nos enseña una historia muy dura sobre el abuso que un boxeador tiene que sufrir de unos hombres que creen poseer al deportista, y hacen con él cualquier cosa mientras ellos obtengan beneficio. Así, como podéis ver, la cinta muestra una de las épocas oscuras del deporte, ya que no solo era en el boxeo, el amaño por parte de la mafia en muchos deportes ha sido, y desgraciadamente, es una realidad aún en la actualidad.

Además de lo triste de la historia, el film también será recordado por ser la última película que protagonizó Humphrey Bogart, quien murió meses después del estreno de 'Más dura será la caída' (The Harder They Fall, 1956). Pese a que el personaje del actor puede resultar molesto en el inicio, ya que parece no tener escrúpulos, siendo igual que sus compañeros, solo buscando su beneficio propio, conforme avanza el metraje, y como es normal, siendo el protagonista, descubrimos que tiene su corazoncito, en parte por no defraudar a su señora, interpretada por Jan Sterling. Rod Steiger es quien se mete en la piel del jefe, quien maneja todo el asunto de los amaños, y Mike Lane, un grandullón desconocido y que trabajó mucho en televisión es el encargado de interpretar al inocente boxeador.

No esperaba mucho de esta película, y lo cierto es que he acabado gratamente sorprendido, es una gran recomendación en la que además de disfrutar de la última interpretación de uno de los iconos más grandes del cine clásico, se puede disfrutar de una buena historia que está contada de una forma maravillosa.