Clasicosis

Cine Clásico: 'El terror del más allá', llámalo terror, llámalo risa.

- Eso tiene que matarnos o morir de hambre. Nosotros tenemos que matarle o morir.

Ficha: El terror del más allá (El terror del espacio exterior).

En Clasicosis siempre nos hemos declarado fanáticos de la ciencia ficción de bajo presupuesto, serie B para que nos entendamos. Estos films son un disfrute continuo. Ligeros, sencillos, apocalípticos y llenos de elementos fantásticos y aterradores. Si entramos a valorar su calidad entraremos en un tema más espinoso. Hay algunas que han aguantado muy bien el paso y del tiempo mientras otras hacen aguas. O quizás ya lo hacían en su momento.

"El terror del más allá" (It! The terror from beyond space, 1958) se rodó, según John Carpenter, en seis días. Eso indudablemente se nota en la película. Poco más de una hora, poco más de un decorado, actuaciones que pasan sin pena ni gloria y un guion extremadamente básico.

El Coronel Carruthers (Marshall Thompson) es el único superviviente de una expedición en Marte. Cuando una nueva nave llega a rescatarle la nueva tripulación creerá que él asesinó a todos para sobrevivir más tiempo. Enseguida un tremendo monstruo aparecerá a sembrar el pánico, lo que probará la inocencia del superviviente.

Cuando los humanos son tan inútiles hasta uno puede llegar a ponerse de parte de la bestia. Si hay alguien ahí que merezca sobrevivir es el monstruo. La expedición está compuesta por una panda de ineptos. Idea de bombero tras idea de bombero. La primera de ellas ejemplifica de lo que hablo. Colocan una caja entera de granadas para que estallen cuando el monstruo mueva cierta trampilla. Si eso no consigue acabar con el animal (y lo más increíble, no destroza la nave), electrocutarle con un pequeño chispazo no creo que lo consiga. Así de ridícula es la cosa. Pero esto es serie B, puedes encontrar pequeñas joyas como "El increíble hombre menguante" o "Planeta prohibido" pero lo más probable es encontrar films así.

A pesar de toda esta retahíla no hay que enviar la película a la hoguera. Seamos sinceros, todos hemos vistos films que desquician y son mucho peores. Este film puede ser perfecto para ver acompañando e ir comentando las mil cosas que cambiaríamos, también puede ser perfecto para invocar a Morfeo en una tarde tonta. Suelo ser benevolente con los títulos de serie B porque suelen tener su encanto. En esta ocasión no me resulta tan fácil (o nada) justificar su visionado. Cada uno que decida.