Clasicosis

Cine clásico: ‘La Carrera del Siglo’ Aventuras a cuatro ruedas

-Max, aprieta el botón.

Fichas: La Carrera del Siglo

En mi infancia, que no hace mucho de esa época, era un devorador de dibujos animados como El laboratorio de Dexter, Johnny Bravo o Los Fruitis. Pero había una serie que me encantaba, Los Autos Locos. Y es esta última serie de dibujos, la que nació gracias al film del que hoy escribo, ya que fue inspirada por él. Pero además, hay algo muy curioso, el mismo año en que se produjo esta película, se filmó otra, pero en Gran Bretaña en vez de Estados Unidos, titulada Aquellos chalados en su locos cacharros, que tiene una historia similar, y puede que os hable de ella otro día.

La película nos muestras las aventuras de los corredores de una increíble carrera automovilística desde Nueva York hasta París. Aunque de los corredores, los importantes son, el Gran Leslie (Tony Curtis), típico héroe, guapo, simpático, atractivo, etc. Y por otro lado, el Profesor Fate, interpretado por Jack Lemmon, al que belkendall le dedicó un especial, el profesor, es el típico antihéroe, o para que os hagáis una idea es Pierre Nodoyuna.

Al igual que me pasó con la película de la que hablé el martes, esta también cuenta con un trío protagonista espectacular. Los ya nombrados Tony Curtis y Jack Lemmon, pareja que seguros que todos recordáis de Con faldas y a lo loco. Ambos actores están muy bien en sus papeles, pero además Lemmon cuenta con otro más, pero no diré de quien se trata, aunque lo averiguaréis en cuanto aparezca. Pero además de estos dos grandes, están acompañados por una espectacular y bellísima Natalie Wood, que interpreta a una periodista feminista, que hará lo que sea para participar en la carrera.

Pero todavía faltan dos personas para completar la fórmula de esta gran comedía, una de ellas es el compositor de la banda sonora, Henry Mancini, que realiza un trabajo espléndido, creando melodías muy simpáticas al compás con el tono cómico de la película. Y por último queda nombrar al gran artífice, al director, un hombre que nos dejó a finales del año pasado y que hubiera cumplido años hace un par de días, hablo del inimitable Blake Edwards, director al que debemos grandes comedías de la historia del cine, como son La Pantera Rosa o El guateque. Edwards supo darle a La Carrera del Siglo su toque personal, convirtiéndola en una comedia divertidísima para disfrutar toda clase de públicos, le da ese toque de humor “tonto”, y no me interpretéis mal, me refiero a esas caídas o golpes que se pegan los personajes tontamente que a todos nos arrancan una sonrisa.

El film está lleno de aventuras y buen humor, ya se pueden imaginar como sería una carrera de esa magnitud, y más cuando es una carrera en coche, que creo que es algo que me he saltado. La historia se desarrolla alrededor de los dos coches protagonistas, y va dando saltos de parada en parada para repostar gasolina, donde en cada uno de esos lugares vivirán historias cada cuál más extravagante y divertida.

Lo único negativo que le puedo encontrar a la película, es su extensa duración para una comedia, ya que dos horas y media me parece excesiva, aunque la película no se haga larga, ya que disfrutar de ese trío de actores es una verdadera delicia, y sobre todo cuando se puede hacer viendo a una de las bellezas de Hollywood.