Clasicosis

Cine Clásico: 'Venganza' A toda costa.

Tu esposa murió. Miles de esposas murieron. ¿Quién eres tú para decir que ella murió? Fue tu esposa por 20 días, pero fue mi  hija por más de 20 años.

Ficha: Venganza.

Hay directores como Edward Dmytryk, que pese a que quedaron en segundo plano pese a que contaban con verdadero talento y poseen títulos de primera categoría. Quizás decir esto cuando escribo sobre esta película, que no es precisamente la mejor de su filmografía, desconcierte un poco, pero creo que es uno de esos directores que, aunque no tuvieron una carrera fácil, ya que estuvo envuelto en la caza de brujas, supo como continuar y salir adelante cinematográficamente hablando.


Tras la guerra, el aviador canadiense Laurence Gerard (Dick Powell) vuelve a Francia para descubrir quién ordenó el asesinato de un grupo de la resistencia donde se encontraba su novia. Se dice que fue Marcel Jarnac, quien presuntamente está muerto. Pero él no creer esto, Gerard sigue la estela de Jarnac hasta Argentina, donde es evidente que el nazismo está también lejos de estar muerto.

El film dirigido por Edward Dmytryk podría ser considerado como la clásica historia de cine negro, donde un hombre corriente se introduce en un mundo lleno de sospechas y peligros, donde no se puede confiar en nadie y hay que ser lo suficiente fuerte para sobrevivir al siguiente día, o como en el caso de esta historia, hasta conseguir el objetivo de encontrar al asesino. La película entretiene y transcurre en un suspiro mientras seguimos al protagonista guiarse de una pista a otra, todo ello para buscar a quien parece ser un fantasma.

Dick Powell es el absoluto protagonista del film, su personaje es un hombre que tras haber dado algunos años de su vida en la guerra y sobrevivir, regresa para enfrentarse al asesinato de su novia, lo que le llenará de ira, la suficiente para emprender un viaje donde el peligro aguarda en cada esquina. La cinta tiene algunos personaje muy inquietantes, pero quizás quien se lleve la palma sea el interpretado genialmente por Walter Slezak, es el hombre que recibe al protagonista en Argentina y que aparentemente se entera de todo antes que todo el mundo, lo que le hace importante en multitud de ocasiones.

Estamos ante un buen film pero que no llega a apasionar, transcurre de una forma entretenida pero en todo momento se intuye lo que va a ocurrir y hasta donde va a llegar el film, no llega a sorprender en su ejecución. Pese a todo es una buena recomendación para disfrutar de un género del que no podemos disfrutar en la actualidad.