Clasicosis

Cine Clásico: 'Almas desnudas' Amor de madre.

-Tiene suerte de tener una madre como usted.

-Todos tienen una madre como yo. Usted seguro que también la tuvo.

Ficha: Almas desnudas.

Curiosa experiencia he tenido con la cinta de Max Ophüls, 'Almas desnudas' (The Reckless Moment, 1949), ya que cuando empecé a verlo no sé porque me daba la sensación de que ya lo había visto, porque algunas escenas me sonaban mucho, pero cuando terminé el film no llegué a una conclusión de si lo había hecho o no. Puede ser que la sensación venga porque haya algún remake o algún film parecido, si alguien sabe de alguno, por favor dejen el título en los comentarios.

Lucia Harper (Joan Bennett) se enfrenta al hombre con quien su hija adolescente se ha encariñado, prohibiéndole tanto a él como a ella que se vuelvan a ver. Pero haciendo caso omiso, la extraña pareja se vuelven a ver. A la mañana siguiente Lucia encuentra el cadáver del hombre, y se deshace de él creyendo que su hija a tenido algo que ver. Pero poco tiempo después aparece en su casa Martin Donelly (James Mason), quien posee unas cartas de amor de su hija, así que tendrá pagarle una gran cantidad de dinero para poder recuperar esas cartas.

El film fue dirigido por el director de origen Alemán Max Ophüls, todo un trotamundos del séptimo arte, que trabajó en su país de origen, Francia y Estados Unidos, donde rodó esta cinta tan interesante. Y es que el film posee un ritmo increíble desde el inicio, sabe conducir muy bien al espectador por la historia y hace que conozcamos a los protagonistas en su más intimo sentimiento, ya que tenemos a dos protagonistas muy complejos que llegan a tener una relación especial, aunque parezca que solo se vean el uno al otro para el chantaje que Martin está haciendo a Lucia.

El film está comandado por Joan Bennett, la actriz que se mete dentro de la piel de una madre que es capaz de hacer cualquier cosa por su hija, llegando a límites insospechados, realizando acciones en las que nunca se hubiera imaginado que iba a participar. La actriz realiza un buen papel, pero el nombre del film es James Mason, quien tiene una de sus grandes interpretaciones, un hombre que en un principio parece no tener ninguna piedad y que es capaz de asustar a una madre que está sola con sus hijos, pero al final parece que afloran algunos sentimientos en el personaje que hace que agrade más al público.

Un film ideal para pasar un rato agradable, bueno tanto como agradable no es, porque la intriga de la trama puede llegar a inquietar, pero disfrutar de buen cine clásico siempre es agradable, además la película no llega a la hora y veinte minutos, así que todo se hace más ameno.