Clasicosis

Cine clásico: ‘Doce del Patíbulo’ La cima de un género.

-Cuenta usted con maníaco religioso, un pigmeo resentido y dos semi-idiotas, y en el resto no quiero ni pensar.

-No hay nada mejor para la guerra.

Ficha: Doce del Patíbulo.

Pensando en algo que pudiera aportarle a la página, me di cuenta de que hay un género que mis compañeros apenas han tocado, por no decir que no lo han hecho, y me refiero al género bélico. Así dándole vueltas a la cabeza sobre con que película del género empezar, se me vino a la mente de inmediato esta, por ser mi preferida dentro del cine bélico. Para mí la finalidad de este tipo de cine es el simple y puro entretenimiento, aunque de vez en cuando aparezcan joyas desde el punto de vista técnico como puede ser Salvar al soldado Ryan, pero aunque esta no sea tan espectacular, tiene una historia magnífica y un reparto que a más de un director le hubiera gustado tener.

Lee Marvin interpreta al comandante Reisman, un oficial del ejército norteamericano, curtido en mil batallas y con varios reconocimientos a sus espaldas, pero además tiene un problema con su disciplina hacía sus superiores. Por ello se le encomienda una misión bastante difícil, que algunos catalogan de suicida, escoger a doce soldados que estén sufriendo una condena larga o condenados a muerte, asaltar una fortaleza nazi y matar a todos los oficiales que se encuentran en ella.

Dirigida por Robert Aldrich, un director dado al género violento, hizo un gran trabajo de dirección, pese a algunos errores de raccord, pero tampoco vamos a atribuirle todos los errores a él. Pero el director supo comandar a un gran reparto, lleno de caras conocidas del cine de acción, y supo hacer que ninguno eclipsara a otro, sino que formaran un grupo y actuaran como tal, este creo que es uno de los secretos de porque la película es tan grande y buena. Todos los personajes tienen sus momentos de gloria y no hay ninguno que caiga en el olvido.

Aunque ningún personaje intente eclipsar a otro, en una película así con tantos actores, siempre habrá alguno que destaque más que otro, yo en la lista de todos, voy a destacar a solo tres. El primero no puede ser otro que Lee Marvin, interpreta al personaje y actor que comanda a todos, a lo más puro sargento de hierro, y es que estamos ante uno de los tipos duros del cine, ni que decir que el papel le viene como un guante. El segundo es otro de los tipos duros de Hollywood, Charles Bronson, que aún siendo uno de los soldados condenados, pronto se ganará la confianza de su comandante, y será un líder entre su grupo. El tercero, es John Cassavetes, que interpreta a Victor Franko, el más polémico de los doce elegidos, iba a decir que el más loco también, pero me lo he pensado dos veces, y ese puesto se lo dejaremos a otro.

Creo que ya lo he dicho, pero esta es una de mis películas bélicas favoritas, y parte de ello es por el elenco, del que os he hablado por encima, pero otro motivo, es como está estructurada la película, que en su cerca de dos horas y media, te cuenta como al comandante Resiman le es encomendada la misión, como recluta a sus doce soldados, el entrenamiento de estos, momentos en los que hay problemas y momentos cómicos, y por supuesto, también nos muestra como se desarrolla la misión. Y en todo este tiempo, habrá momentos para toda clase de emociones, con cada uno de los personajes, otra cosa no se, pero entretener, entretiene, esa era la misión del film y la cumple.

Hay una cosa que siempre me llamó la atención de la historia, y es que a los soldados que llevaran la misión y sobrevivieran, por supuesto, serían recompensados con la retirada de los cargos, es algo que impacta, ya que se pondría en libertad a delincuentes, que vienen de una guerra, ¿eso no sería peligroso?, o ¿la guerra es capaz de reinsertar a un delincuente?. Incluso he investigado, por si alguna vez se llevó a cabo algo parecido, pero no he encontrado nada, o soy un mal investigador.