Clasicosis

Cine Clásico: 'El mundo está loco, loco, loco' Y todos a la carrera.

Todos tenemos que pagar impuestos. Hasta los empresarios que roban y timan a la gente normal, incluso ellos pagan impuestos.

Ficha: El mundo está loco, loco, loco.

Vaya final de semana que hemos tenido en Clasicosis acordándonos de algunos aniversarios de algunas figuras importantes dentro del Hollywood clásico. Y es que hoy Stanley Kramer hubiera cumplido nada más y nada menos que 100 años, es por ello que hoy aquí nos acordamos de él y lo celebramos con una de sus grande películas.

En 'El mundo está loco, loco, loco' (It's a mad, mad, mad, mad world, 1963) vemos como un grupo de extraños presencian un accidente de tráfico, el accidentado moribundo en su últimas palabras habla de una fortuna enterrada en un parque. A partir de ese mismo momento cada uno por su cuenta intentará llegar al lugar lo antes posible, pero no saben que el fallecido es un ex-presidiario buscado por la ley.

Desde un inicio sabes que la cosa va a ir bien cuando ves que los créditos iniciales son obra del gran maestro Saul Bass, eso sí que es empezar las cosas bien. Después nos encontramos con una road movie cómica, que se divide  la trama debido a que vamos siguiendo a los diferentes personajes o grupos de personajes que se forman, todos ellos con el mismo fin, pero que no tendrán un caminito de rosas para llegar hasta su preciado tesoro. Y es que todos pasarán calamidades debido a la gran avaricia que tienen de poseer todo el dinero escondido. Pese a su larga duración, más de dos horas y media de metraje, la película se pasa en un soplo, debido a la diversión y al ritmo de la trama, hace que pases un rato más que agradable frente a la pantalla.

Como es de esperar, la cinta posee una gran cantidad de actores y actrices, ya que aunque el grupo de que se entera de la primicia es reducido, las noticias vuelan y terminan siendo una pequeña multitud. Entre el gran grupo de actores destaca, sin duda alguna, Spencer Tracy que pese a no tener un gran protagonismo durante gran parte del metraje, no defrauda en la parte final. Pero también podríamos destacar figuras como la de Mickey Rooney, Sid Caesar, Ethel Merman o Milton Berle.

Estamos ante un gran comedia de un director que, pese a que actualmente no siento que tenga la fama o el prestigio que tienen otros, pero que sin duda sabía como realizar una película y por ello tiene muy buenos títulos entre su filmografía, por todo ello en un día tan especial nos acordamos del bueno de Stanley Kramer.