Clasicosis

Cine Clásico: 'Ángeles sin brillo' Y sin alma.

-¿Qué crees que es esa exhibición?

-Un numerito de feria sobre la muerte.

Ficha: Ángeles sin brillo.

Hoy con esta película, 'Ángeles sin brillo' (The Tarnished Angels, 1957), no introducimos de pleno en un melodrama dirigido por un experto del género, Douglas Sirk, donde podremos ver problemas maritales, triángulos amoroso y personajes maltratados por la vida. Siendo la cinta una adaptación de una novela de William Faulkner, quien llegó a declarar que es la mejor adaptación que se hicieron de todas sus obras.

Robert Schumann (Robert Stack) es un piloto que combatió en la Primer Guerra Mundial y ahora sobrevive haciendo espectáculos aéreos junto a su mujer (Dorothy Malone) e hijo, y a su amigo y mecánico Jiggs (Jack Carson). La familia se cruza con Burke Devlin (Rock Hudson), un periodista de una localidad donde están realizando un espectáculo. El periodista se interesa por la familia, ya que ve la decadencia del piloto, la frustración de la esposa que no se siente amada, el sufrimiento del hijo por las continuas bromas sobre su padre. Pero Schumann no dejará de luchar por encontrar la oportunidad que le demuestre a él y a los demás el hombre que llegó a ser y le devuelva el amor propio.

El propio director, Douglas Sirk, reconoció que era una de sus películas favoritas, de todas las que llegó a dirigir. Cuando se cuenta con una historia así, es fácil hacer que la cosa funcione, ya que la historia cuenta con unos personajes que deambulan sin saber qué hacer para que sus vidas funcionen, frustrados en la vida en la que están atrapados y en busca de la oportunidad para que este deseo se haga realidad. Por esto es de vital importancia que los personajes que en la cinta vemos retratados, lo estén a la perfección. Y es que, es la actitud de los personajes lo que mueve la historia, sus sentimientos e relaciones entre ellos, lo que hace que esta siga por un camino y no por otro.

Robert Stack es quien se mete en la piel del aviador, un hombre que parece que ha perdido la ilusión por vivir, sin saber cuál es su objetivo, tan solo quiere volar y sentirse como lo hacía en su pasado, y esa frustración que siente la paga con las personas más cercanas a él. Su mujer es interpretada por Dorothy Malone, quien realiza una buena interpretación dentro de una mujer cansada de la situación que vive día a día, sin sentir el cariño de su marido y teniendo que jugarse la vida mientras cría a su hijo. El tercero en discordia en esta relación es Jiggs, quien está magníficamente interpretado por Jack Carson, el mecánico que vive y viaja con ellos, y al parecer enamorado de la mujer de su amigo, pero tiene que sufrir viendo como esta es tratada por el héroe de guerra. Pero sus vidas cambia con la llegada de un periodista al que Rock Hudson da vida, un hombre que en principio ve una historia, pero que al final no podrá sentir afinidad por la familia Schumann.

Pese a que no tengo ninguna objeción que ponerle a la cinta, es un melodrama en toda regla, bien dirigido, con las escenas de los espectáculos aéreos genialmente llevadas, e interpretada. Es un film que dependiendo del día que lleves, de tu estado de ánimo, puede resultar de una manera u otra, ya que el film desprende cero objetivismo debido a la clase de vida que llevan los protagonistas.