Clasicosis

Cine Clásico: 'El farsante' Historia de un soñador.

-No existe una mujer fea. Las verdaderas mujeres siempre son bellas. Cada una a su manera, pero todas son bellas.

Ficha: El farsante.

'El farsante' (The Rainmaker, 1956) se me quedó en el tintero cuando hicimos, unos meses atrás, el ciclo sobre Katharine Hepburn, pero he sido paciente y he esperado para incluirlo en este ciclo que estamos realizando sobre algunas de las cintas de Burt Lancaster, quien coprotagoniza el film junto a la actriz, aunque, los cierto es, que para que su personaje le da nombre a la película, esperaba mayor participación del actor en el metraje.

Lizzie Curry (Katharine Hepburn) está a punto de convertirse en una solterona sin esperanzas. Su ingenio y su inteligencia y su forma de hablar con los hombres, no compensa sus magníficas habilidades para las labores del hogar. Incluso el sheriff del pueblo, File (Wendell Corey), un hombre solitario y rudo, no tiene interés en la joven Curry. Además, el pueblo sufre una sequía y en la vida de Lizzie y su familia  llega un tal Bill Starbuck (Burt Lancaster) quien promete que puede hacer que llueva por un módico precio.

Joseph Anthony, el director del film, no fue un hombre con una larga carrera en el mundo del cine, fue más televisiva pero sobre todo en Broadway, donde también dirigió, además de haber escrito, la obra de teatro en la que se basa la película, así que era un hombre que ya tendría desde un primer momento una idea clara de cómo realizar el film. Pero lo cierto es que el film no pierde su condición de obra de teatro, cuanta con largas escenas en una misma localizaciones en las que solo vemos a los actores conversar o algunos de los grandes monólogos de Lancaster. Y la película gana en diversión, siempre que aparece su personaje, ya que es él quien perturba la vida de todo el pueblo y hace que la historia avance, porque el resto de la cinta es un drama sencillo que no aporta mucho al sentimiento general del film.

No sé cuantas veces habrá interpretado Katharine Hepburn a un personaje de estas características, una solterona que intimida a los hombres y por ello no es capaz de encontrar pareja, quizás su físico incitaba a ello, pero talento no le faltaba para realizar grandes interpretaciones, una tras otra, y este le ayudó a recibir una des nominaciones al Oscar. Burt Lancaster está fenomenal en la interpretación de su personaje, es un hombre alegre, charlatán, optimista, es decir, un soñador, pero además también es un farsante y un estafador. Earl Holliman interpreta al hermano menor, es un chico algo lento que solo quiere disfrutar de la vida, es este personaje, quien pone los puntos de humor al metraje.

Sin ser una gran cinta, no es una película pesada que se hace larga, esto es gracias en parte a que se puede ver a dos grandes actores realizando grandes interpretaciones. No es una de esas recomendaciones que me gustan hacer, pero tampoco no se la recomiendo a nadie, a mi más bien me ha dejado algo indiferente.