Clasicosis

Cine Clásico: 'El doctor Frankenstein' y su monstruo.

-Se mueve, se está moviendo... está vivo, está vivo, está vivo. ¡¡Está vivo!!

Ficha: El doctor Frankenstein.

Halloween es esa fiesta americana que se expande por todo el mundo, y como en España nos gusta más una fiesta que a un niño un palo, pues la aceptamos ya como si fuera nuestra. Y así me acabo de encontrar las calles llenas de niños pidiendo caramelos de puerta en puerta.Pues en Clásicosis para celebrar este terrorífico día, intentamos elegir una buena película de cine de terror clásico, esta año le toca a 'El doctor Frankenstein' (Frankenstein, 1931), una de esas películas de monstruos de la Universal, y que nos enseña la historia del famoso doctor y su criatura.

El film está basado en la obra de teatro de Peggy Webling, que a su vez está basada en la famosa novela de Mary Shelley, donde vemos como Henry Frankenstein es un médico que está tratando de encontrar una manera de hacer que los muertos vuelvan a la vida. Sucede y crea a un monstruo que tiene que lidiar con la vida de nuevo.

Siempre he considerado a James Whale, el director de esta cinta, como el padre del monstruo de Frankenstein, por supuesto la madre sería la escritora de la novela y creadora de todo. Pero fue Whale quien nos lo trajo a la pantalla, convirtiéndose así en uno de los nombres importantes de la productora Universal, aunque a partir de entonces su nombre quedó asociado al nombre del monstruo. Pero lo cierto es que el director consigue crear una obra magnífica de terror de la época. Claro está que esta clase de películas no envejecen muy bien, ya que el cine de terror a cambiado según las generaciones, y si actualmente es muy difícil que una película de este género infunda terror al público de ahora, ni que decir tiene que una de hace ochenta años no causará ningún sentimiento de horror al público. Pero yo debo confesar que me encantan esta clase de películas, esos grandes escenarios, esos maquillajes tan bastos, las actuaciones exageradas y la fotografía en blanco y negro, que además de dar elegancia a la película también puede ofrecer un aspecto más gótico al resultado final.

Ni que decir tiene que la estrella de la película es Boris Karloff, quien por aquel entonces era un desconocido, como se suele decir, fue una estrella tardía en llegar a la industria. El actor se mete en la piel del monstruo y nos regala la que quizás sea la imagen que todos tenemos en mente del monstruo de Frankenstein. En el film Colin Clive interpreta de buena manera al doctor Henry Frankenstein, y John Boles a su amigo Victor Moritz. Curioso es que intercambien nombres, ya que en la novela el doctor es Victor y el amigo Henry.

Como he dicho siempre he tenido debilidad por estas películas de la Universal y en particular por este monstruo. Para los que también sean como yo, deberán ver, si no lo han hecho ya la secuela, también dirigida por Whale, 'La novia de Frankenstein' (Bride of Frankenstein, 1935).