Clasicosis

Cine Clásico: 'Cabalgar en solitario' En busca de la venganza.

-Una vez le hice daño. Hace mucho. Tanto que casi lo olvido.

Ficha: Cabalgar en solitario.

Esta película, 'Cabalgar en solitario' (Ride Lonesome, 1959), bien podríamos haberla incluida en un ciclo de siete películas del género western. Y es que este título es el quinto de las siete películas que el director Budd Boetticher realizó junto a actor Randolph Scott, y una de sus colaboraciones con el guionista Burt Kennedy, así que se puede decir que estamos ante todo un clásico del género.

Un asesino buscado, Billy John (James Best), es capturada por Ben Brigade (Randolph Scott), un cazador de recompensas, que tiene la intención de llevarlo a Santa Cruz para que sea ahorcado. Durante el camino, se le unen una pareja de pistoleros (Pernell Roberts y James Coburn) y una bella mujer (Karen Steele). El camino hasta el pueblo no será fácil, al incesante temor de un ataque de los indios, se le une la persecución del hermano del detenido, Frank (Lee Van Cleef), quien hará todo lo posible para que su hermano no llegue a su destino.

Como en las demás películas que dicho director y actor hicieron juntos, en esta la historia se centra en un hombre maduro que viaja solo, y por su actitud agria y su vocabulario educado pero cortante, se puede atisbar que el viaje que ha y está realizando no es fácil, que en algunas complicaciones se ha metido y seguramente, incluso ha tenido que matar para seguir adelante. Además las historias de estos siete films son algo parecidas, algo motiva al protagonista para llevar a cabo una serie de eventos, esta motivación suele ser presentada bien llegado el final de la cinta.

Randolph Scott está perfecto en cada película que realizó con este director, y es que la apariencia del actor es perfecta para ello, ya que es un actor con cierta edad, de apariencia dura y experta, y todo esto, junto al tono serio de sus diálogos hacen de él la elección perfecta. En el film, además, podemos disfrutar viendo a un treintañero que recién empezaba en esto del cine, como era James Coburn, y a uno de los actores míticos del western, más bien del spaghetti western, como lo fue Lee van Cleef, aunque a este último lo vemos poco durante el metraje.

Este film, junto a los otros seis, son considerado como cintas de serie B, pero con el tiempo han ido ganando en alabanzas hasta convertirse en películas de culto. Además con sus cortos metrajes, en este caso, apenas 75 minutos, hacen de ella una cinta dinámica e interesante, así que es algo que cualquier amante del cine no debería perderse.