Clasicosis

Cine Clásico: 'El diablo dijo no' Uno que se salvó.

-Desde ese momento, una cosa fue clara para mí: Para ganarse a una chica, hacen falta montones de escarabajos.

Ficha: El diablo dijo no.

El artículo de hoy tendrá una doble misión, la primera y la que se puede observar de forma inmediata es, pertenecer al ciclo que estamos realizando al cineasta Ernst Lubitsch. La segunda tiene que ver con un aniversario que hemos pasado por alto, pero que hoy recordamos, y es que el pasado martes la actriz co-protagonista de 'El diablo dijo no' (Heaven Can Wait, 1943), Gene Tierney, hubiera cumplido 93 años. Una de las actrices más hermosas que se han podido ver en la gran pantalla a lo largo de la historia del cine.

Henry Van Cleve (Don Ameche) se presenta voluntariamente en el infierno, tras fallecer. Allí lo recibe un elegante caballero en un gran despacho, quien le dice que debe confesar todos su delitos, para averiguar si está en el lugar al que pertenece o no. Así que Henry empieza a contar la historia de su vida, desde que era un rico y travieso niño, hasta cuando encuentra a la mujer de su vida (Gene Tierney).

El film dirigido por el alemán está basado en la obra teatral Leslie Bush-Fekete, siendo el guión adaptado por Samson Raphaelson, gran guionista que ya había trabajado con Ernst Lubtisch, consiguiendo grandes resultados. Tan solo leyendo la sinopsis se puede ver que estamos ante una historia interesante, y más es así si está en las manos del director germano. Así se nos presenta una comedia romántica ligera, de apariencia sencilla, pero que no se libra del toque Lubitsch, donde la sutileza de unos diálogos ingeniosos hace que el film se rodee de un aire de divertimento que mantiene al espectador atento y con una sonrisa pegada a su cara.

Aunque no era del gusto del director, hablo de Don Ameche, pero tuvo que acarrear con él para la cinta, finalmente Lubitsch acabó bastante contento con el trabajo y la profesionalidad del actor, quien interpreta al protagonista. Henry Van Cleve es un vividor, que tuvo la suerte de nacer en una familia rica, por lo que en su vida nunca se tuvo que preocupar mucho, tan solo tuvo una preocupación, las mujeres, ya que disfrutaba de la compañía de ellas, y no siempre eran las mismas. Así cuando tiene que contar la historia de su vida en las puertas del infierno decide hacerlo a través de las mujeres que se cruzaron con él, ya que si merece un lugar ahí, es por el trato que le dio a estas. Gene Tierney interpreta a la que será la mujer de su vida, aunque tenga que trabajar en ello. La actriz está hermosa y simpática como siempre, siendo una alegría verla cada vez que aparece en pantalla.

Aunque de todos es sabido que Hollywood casi siempre ha tendido a ir hacía los finales felices, por lo que desde el inicio se intuye como acabará la cosa, la traducción de la película al español no deja juego a pensar lo contrario, cosa que si hace, o eso creo, el título original, y es que en España siempre hemos tenido el mismo problema.