Clasicosis

Cine Clásico: 'Ninotchka', el capitalismo en un sombrero.

- No existe nadie como usted en Rusia.

- Gracias.

- Por eso creo en el futuro de mi país.

Ficha: Ninotchka.

En pocas ocasiones hay un poster que sea prácticamente obligatorio insertar, pero hoy es una de esas veces. La frase del poster "Garbo laughs" vino precedida del guion del propio film. Curiosamente es la película la que se construyó alrededor de este ya mítico slogan. Gottfried Reinhardt y S.N. Behrman fueron los primeros guionistas, aunque posteriormente Lubitsch los sustituiría. "Garbo laughs", además de ser una broma por lo poco que se prodigaba la intérprete en comedias, nació como referencia a "Garbo talks", slogan que se utilizó en uno de los primeros films sonoros de la estrella sueca. Ésta no sería la única alusión a la carrera previa de la actriz. En la película suena una de las frases que más se recuerdan al hablar de "La Divina", ese ya histórico "I want to be alone" que pronuncia en "Gran hotel".

Curiosamente, "Ninotchka" (id, 1939) ha estado muy presente en el blog aunque sin dedicarle una entrada al film. Hace ya tiempo hicimos un hueco a tres fantásticos secundarios, los camaradas Iranoff, Buljanoff y Kopalski. También escribimos sobre el remake musical que hizo Fred Astaire llamado "La bella de Moscú" (Still stockings, 1957). Pero hoy, para cerrar el ciclo dedicado al genio Ernst Lubitsch. vamos a dedicarle al film el espacio y tiempo que se merece.

Moscú envía a París a tres camaradas (Sig Ruman, Felix Bressart y Alexander Granach) para vender unas joyas pertenecientes a la antigua duquesa rusa Swana (Ina Claire). El extremo cambio cultural hará que estos tres cautivos caigan irremediablemente en las fauces del capitalismo. Por ello Moscú enviará a Ninotchka a poner orden y negociar. La estricta enviada intentará entender la cultura occidental mientras es cortejada por un galán de libro (Melvyn Douglas).

Estamos ante la penúltima película de Greta Garbo antes de su retirada (en su último film también está acompañada de Melvyn Douglas). Ninotchka será uno de sus personajes más destacados por la rareza que supuso en su carrera y la brillantez del propio film. Quien comienza siendo un "mono de repetición" de propaganda comunista se abre al mundo y se transforma aunque no quiera. Lo sensacional de esta mujer es que no cae en el tópico y se deja seducir por el enemigo. Garbo dibuja a una mujer de fuertes convicciones y eso se respeta durante todo el metraje. Los galanes mujeriegos tienden a ser personajes que se me atragantan. Tienen que mostrar algo de fondo para creérmelos, Melvyn Douglas lo consigue. De mi adoración hacia los tres compañeros soviéticos ya hablé largo y tendido aquí y poco más puedo añadir. Tres grandes actores cómicos que redondean con mucho humor una película casi perfecta. Y hasta encontraremos una pequeña aparición de Bela Lugosi sin su capa de Drácula.

Billy Wilder, el discípulo más aventajado de Lubitsch fue el encargado de rehacer el guion junto con el también fabuloso Charles Brackett y Walter Reisch. La temática y el tono irónico del film recuerda irremediablemente a la posterior "Un, dos, tres" (One, two, three, 1961) dirigida y escrita por Wilder. Ambas, en mi opinión, son de esos films que mejoran con cada visionado. En "Ninotchka" se combinan una ácida sátira política, un bonito romance y una entrañable amistad. Es magnífico ver a Ninotchka y a sus camaradas romper el cascarón y salir al mundo. Estamos ante un guion de auténtico lujo y en estado de gracia que crea a unos personajes brillantes a los que trata con mucho mimo.

"Ninotchka" se encuentra a medio camino entre la ternura y el cariño a los personajes que Lubitsch muestra en “El bazar de las sorpresas” y la mordacidad del humor afilado de "Ser o no ser". Nos encontramos ante una de las mejores cintas del director y eso son palabras mayores. Obra maestra sería una buena forma de definir a este film que le saca los colores tanto al capitalismo como al comunismo pero no que no olvida de hacer reír y calar en el espectador. Obligatoria e irrepetible.