Clasicosis

Cine Clásico: 'La extraña pasajera' En busca de una vida.

- Estimada Sra. Vale si quiso destruir su vida, no podría haberlo hecho mejor.

-¿Por ejercer los derechos de una madre?

Ficha: La extraña pasajera.

Durante la historia del cine, hemos podido ver a grandes personajes, personajes bondadosos que transmiten alegría por vivir, ya sean niños o adultos, hombres o mujeres, aunque me salga del período clásico del cine, para mí un claro ejemplo es Forrest Gump. Pero también hay una gran colección de personajes opuestos, esos que te enseñan la cara más amarga de la humanidad, y entre estos, hay un buen apartado dedicado a madres tiranas, una de ellas la vemos aparecer en 'La extraña pasajera' (Now, Voyager, 1942).

Charlotte Vale (Bette Davis) pertenece a una familia acomodada de Boston, vive con su madre (Gladys Cooper), quien controla todos sus movimientos, visitas y correspondencia. Por este comportamiento, Charlottes es una mujer terriblemente insegura y tímida. Todo parece cambiar con la visita del Dr. Jaquith (Claude Rains), quien la trata durante un tiempo alejada de su madre, con quien se tendrá que reencontrar cuando el doctor crea que está lista.

La cinta es una fiel adaptación de la novela escrita por Olive Higgins, siendo dirigida por Irving Rapper, pudiendo considerar este film como el más importante de su carrera, o por lo menos uno con los que cosechó mejores críticas y beneficios, ya que lo convirtió en el film más taquillero de Bette Davis, en toda su carrera. La cinta es un perfecto drama de maltrato y superación, siguiendo en todo momento al personaje protagonista, podemos ver su evolución y como esto afecta a sus relaciones, de ser mangoneada por su madre a los enfrentamientos cara a cara que se realizaran una vez se concluya la vuelta a casa.

La importancia de la cinta recae en la elaboración de los personajes, siendo de vital importancia contar con un reparto que esté a la altura de la situación, en este caso esto se consigue sin ningún tipo de problemas. Siempre me ha encantado Bette Davis, una de mis actrices favoritas, y aunque quizás quedó encasillada dentro de personajes más antipáticos, esta es una muestra del gran registro interpretativo de la actriz, ya que no solo agrada sino que realiza una evolución fantástica. Los continuos enfrentamientos que tiene frente a Gladys Cooper pueden ser lo mejor que posea el film. Claude Rains y Paul Henreid son dos secundarios de lujo en una cinta donde reinan los personajes femeninos.

En pleno ciclo centrado en Cay Grant, donde vamos a ver muchas comedias, no está mal poner un punto dramático en el blog, y más siendo con un film tan bien realizado y con unas interpretaciones tan convincentes. Una gran obra de una de las grande actrices del séptimo arte.