Clasicosis

Cine Clásico: 'Mary Poppins' Recuerdos de infancia.

-Como esperaba, Mary Poppins, prácticamente perfecta en todo.

Ficha: Mary Poppins.

A punto está este año, y todo el mundo está haciendo memoria para ver si ha sido bueno o malo. Para mí el día de hoy no tiene nada de especial, es igual que ayer y será igual que el de mañana, lo único que puede cambiar será mi porcentaje de alcohol en mi cuerpo.

Pero como viene siendo habitual en estos últimos años, este es mi tercer fin de año en Clasicosis, mi último post del año lo dedico a uno de mis géneros preferidos, el musical. Y en esta ocasión a una película de esas que todos recordamos de nuestra infancia, y es que 'Mary Poppins' (Idem, 1964) es uno de esos clásicos que ha estado presente en diferentes generaciones.

Mary Poppins (Julie Andrews) es una especie de super-niñera que vuela con su paraguas en respuesta a la petición de los hijos un estirado banquero y procede a poner las cosas bien con la ayuda de sus más extraordinarios poderes mágicos.

Como me pasa a mí, muchos de vosotros seguro que recuerdan esta película con algo de nostalgia, y en vuestra memoria quedará siempre alguna de sus escenas o canciones, en mi caso siempre recordaré ese baile que se marcaron los deshollinadores por los tejados de las viviendas en la ciudad de Londres. Mezclada con escenas de animación, este musical que dirigió Robert Stevenson, se podría decir que está dividido en capítulos en los cuales la niñera y los niños a su cuidado, viven una serie de aventuras cada cual más extraña y divertida. Pero en el fondo, siempre me gustará el mensaje que deja la película, algo ñoño pero cierto, nunca hay que perder al niño que llevamos dentro o podemos dejar de divertirnos algún día y siempre hay que tener en cuenta las prioridades, para así poder disfrutar de la vida al máximo.

Después de realizar este film para a continuación participar en 'Sonrisas y lágrimas', le sirvió a Julie Andrews para quedar ya para siempre como la niñera perfecta. Y es que su simpatía y sus habilidades en para las canciones hacen que estos papeles sean perfectos para la actriz. Pero yo de niño, me hice fan absoluto de Dick van Dyke, no me podía divertir más su personaje en esta película, siempre lleno de buen humor y optimismo. Desde el mismo momento que el actor aparece, la película gana diversión, desde mi punto de vista.

Por lo tanto, así despido este 2013, con todo un Clásico Disney, lleno de buen humor y canciones, típica película que se disfruta de buena manera en familia. Así, desde el equipo de Clasicosis os deseamos una buena entrada en el 2014 y ya, nos leemos el año que viene.