Clasicosis

Cine Clásico: 'Una cara con ángel' Renunciando a la integridad.

-Erguida, hombros hacia atrás. Chicas, a ver si se enteran de lo importante que es la postura.

-No he venido para alistarme en el ejército.

Ficha: Una cara con ángel.

Para un día como hoy, con el tiempo como está casi es preferible quedarse en casa y disfrutar de una buena y ligera película, por eso he traído uno de los grandes musicales de Fred Astaire, 'Una cara con ángel' (Funny Face, 1957), donde no lo vemos con su pareja más famosa, Ginger Rogers, pero si lo vemos con una de las grandes actrices de la época, Audrey Hepburn.

Dick Avery (Fred Astaire) es un famoso fotógrafo de moda que anda buscando un nuevo rostro que refresque los aires de la revista para la que trabaje. Durante esta búsqueda se topa con una joven dependiente de una librería (Audrey Hepburn), culta y hermosa, pero escondida detrás de un vestuario poco atractivo.

Con el film de Stanley Donen tengo un problema. Por un lado me encanta la parte musical de la película, es una de las grandes últimas obras del cine musical, no es para menos, tener a uno de los grandes actores del género, hace que la cinta esté llena de buenos momentos, con grandes coreografías. Pero por otro lado está la historia, y es que no soporto como es tratada el personaje protagonista femenino, ya que no se le respeta en ningún momento, parece que la película plantea que la gran empresa de moda, que mueve mucho dinero, puede hacer lo que quiera con las personas que se encuentran. Sé que la situación que plante la película está exagerada, pero aún así es algo que no me sacó de mis casillas y no me permitía centrarme completamente en el resto de la cinta.

Que se puede decir de una pareja protagonista como la que presenta dicho film. Para empezar el grandísimo Fred Astaire, ya algo maduro, pero con el mismo talento que siempre, su personaje tiene la misma simpatía y descaro que siempre, por ello siempre se gana al público desde el minuto uno. Esta vez como su pareja de baile está la elegante y bellísima Audrey Hepburn, en la que puedo asegurar que no es su mejor interpretación, aún así a mí me gana con su belleza y simpatía, pero me como dije anteriormente, me pone nervioso como la tratan y como en al final de tanto insistir, ella se deja llevar.

Con una cal y otra de arena, el film pasa como un suspiro gracias a que estamos en el género musical, reuniendo a grandes nombres de este género, así tenemos  a este director con uno de los mejores actores de musicales de la historia del cine.