Clasicosis

Cine Clásico: 'La pradera sin ley' Lucha por el pasto.

¿Quién sabe, quién sabe? ¿Quién sabe cuál es el buen camino? La noche es oscura y el camino es largo para un hombre sin estrella. ¿Quién sabe, quién sabe?

Ficha: La pradera sin ley.

Hoy volvemos al salvaje oeste, para repasar 'La pradera sin ley' (Man Without a Star, 1955), uno de esos western que repasan lo que pudo ser la vida de los verdaderos cowboys, aquellos hombres que trabajaban con el ganado en grandes extensiones de terrenos, reuniendo y dirigiendo a la manada, pero todo ello en un ambiente de peligro, donde cualquiera tiene un revolver y se cree que sabe utilizarlo.

Dempsey Rae (Kirk Douglas), un vaquero sin rumbo claro en la vida, termina trabajando en una extensión de terrenos libres con una dura propietaria de más de 10.000 cabezas de ganado. Ella necesita una nueva mano derecha resistente y utiliza todos sus medios de persuasión para conseguir Rae. En un principio acepta el trabajo porque le gusta la zona, pero pronto empezará el desencanto, ya que en las tierras libres de pasto aparece el alambre para la delimitación de zonas y eso siempre acarrea problemas.

Sorprendido me he quedado al descubrir que esta es la primera película del director, King Vidor, que hemos escrito en Clasicosis, que como buen Tejano, tenía que hacer una film de esta índole. Lo cierto es que también quedé sorprendido en el transcurso de la película, ya que en el inicio parece que va a ser un western ligero, incluso con toques de humor por parte de los protagonistas, pero conforme la historia avanza, la seriedad y el drama va ganando fuerza, el amor y el desamor también, todo el metraje parece estar dominado por la dualidad de actitudes y punto de vista contrarios. El hecho de que la historia esté centrado en una zona de tierra donde cualquier ganadero puede hacer el uso que quiera, hace que conforme avanza el egoísmo y la envidia, la competencia y el rencor aumente, y todo esto coge a Dempsey Rae en medio de todo.

El dueño y señor de la cinta es Kirk Douglas, quien interpreta a Dempsey, un hombre del que poco conocemos y que poco nos deja ver de él mismo, ya que parece que esconde todo sus sentimientos tras el sarcasmo, pero hay algo de lo que no hay duda, es un hombre que conoce el mundo y sabe cómo vivir en él. La recién llegada a la zona, la dura propietaria está interpretada por Jeanne Crain, una mujer que también deja esconder su verdadero yo tras una fachada de dureza que parece no ser real.

Un entretenimiento de primera clase que además de tener un protagonista con mucho encanto, se deja ver de buena gana, todo un clásico de un género ya perdido.