Clasicosis

Cine Clásico: 'El prestamista' Memorias del holocausto.

-Yo no creo en Dios. Ni en el arte ni en la ciencia. Ni en los periódicos ni en la política o en la filosofía.

- Bien, entonces, Sr. Profesor... ¿No hay nada en lo que crea?

- En el dinero.

Ficha: El prestamista.

La Segunda Guerra Mundial siempre ha sido una fuente incesante de historias para el cine, ya sea en forma de cine bélico o de acción, así como en dramas, tanto dramas en el momento en el que el conflicto se estaba llevando a cabo, como historias que se ambientan una vez terminada la guerra, es decir, como todo ello afectó a las personas que vivieron el infierno en primera persona.

En un barrio pobre de Nueva York, el prestamista judío amargado y solitario Sol Nazerman (Rod Steiger) es un sobreviviente de Auschwitz que no tiene emociones o sentimientos. Sol perdió a su familia y amigos más queridos en la guerra, además de su fe en Dios y la fe en la humanidad. Ahora él sólo se preocupa por el dinero. El asistente de Sol es el ambicioso latino Jesús Ortiz, quien quiere aprender con Sol cómo poner en marcha un negocio propio.

El film fue dirigido por uno de los grandes cineastas de la historia, Sidney Lumet, el cual nos regaló toda una reflexión sobre la vida de un hombre que ha sobrevivido a uno de los episodios más tristes de la historia de la humanidad. Vivir un evento como ese está claro que te deja marca, y más aún cuando pierdes tanto en ello. Todo este sufrimiento queda reflejado en intermitentes flashbacks a lo largo del metraje. Pese a que la única creencia que tiene es el dinero, es algo que durante el film se empieza a cuestionar debido a su triste historia, todo ello debido a  que se entera de donde procede el dinero que está ganando.

Pero algo realmente interesante es la relación del prestamista con sus vecinos, pero sobre todo con su joven aprendiz. El prestamista está magníficamente interpretado por Rod Steiger. Ya conocemos en parte a su personaje, un judío que trabaja como prestamista, puede sonar a tópico, es un hombre culto y, pese a su actitud áspera, tiene fama de culto y en parte es hasta considerado como un erudito, en el que muchos vecinos se apoyan para buscar consejos. Esto es lo que hace el joven aprendiz, el enérgico Jesús Ortiz, interpretado por Jaime Sánchez. Pese a su pasado oscuro, es un chico que intenta cambiar su vida, y para ello se apoya en su veterano jefe, pero quizás no sea la ayuda que necesite, porque pese a que él tiene todos los conocimientos que necesita, no es la clase motivador que necesita en ese momento de su vida.

El film es un intenso drama dentro de una filmografía de uno de esos directores que han dejado para la eternidad grandes obras cinematográficas, pero quizás esta no sea de las más conocidas, es por ello que es digna de reivindicar.