Clasicosis

Cine Clásico: 'Cuando ruge la marabunta', tensión en la jungla.

"Un piano suena mejor cuando se ha tocado. Este no es un buen piano."

Ficha: Cuando ruge la marabunta.

A lo largo de la historia del cine ha habido parejas asiduas a títulos de aventuras con una gran química. Una muestra puede ser Errol Flynn y Olivia de Havilland. Era unos años antes y todo estaba más almibarado que cuando se estrenó este título. Lo que resulta curioso es que esta pareja anula prácticamente el argumento que da nombre al film. El ataque de las hormigas no puede pasar más desapercibido.

Si "Cuando ruge la marabunta" (The naked jungle, 1954) es recordada por intensidad y tensión entre Charlton Heston y Eleanor Parker. Pero más allá de la pareja, en la dirección se encuetra Byron Haskin, ya veterano en el género, y  Philip Yordan en el guion que ese mismo año pasaría a la historia escribiendo "Johnny Guitar".

Christopher Leiningen (Charlton Heston) es dueño de una plantación en la Sudamérica de 1901. Lleva años levantando su propio imperio pero la falta de contacto con el mundo real le hace casarse por poderes con una mujer a la que no conoce. Cuando Joanna (Eleanor Parker) llega a la zona ambas personalidades chocarán como dos locomotoras. Christopher es un hombre soberbio e inflexible que rápidamente rechazará a Joanna por haber estado casada y querrá que se marche en seguida. Mientras tanto una marabunta de hormigas amenaza con destrozar todo el territorio.

Como comentaba al comienzo, el film se sustenta casi enteramente en la pareja protagonista cuya relación echa chispas. Ella es una mujer sofisticada y de mundo, demasiado para un hombre que no ha tenido una relación en su vida. La tensión sexual va creciendo de forma inédita en films de esta época y sobre todo temática. El piano nunca ha sido un eufemismo tan bien usado. Tras el encontronazo inicial los problemas entre los dos se verán interrumpidos por la invasión de insectos.

Charlton Heston dominaba este tipo de personajes. Desagradable en un principio pero que sabe ir mostrando cada vez un poco más todas las inseguridades que hay debajo. Eleanor Parker está literamente arrebatadora. Una actriz por la que tengo especial predilección, aquí da muestras de lo mucho que llenaba la pantalla. Su personaje sabe hacerse la tonta y ser diplomática pero no encogerse ante una personalidad como la de su desconocido marido.

Aunque Heston lo intentaría años más tarde con "El señor de Hawaii", el toque diferente de este film no se encuentra fácilmente. Un detalle que muestra el alto voltaje del film fue creado por él. En la escena de la discusión entre ambos, Heston decidió no zarandear a Parker mientras ella se negaba a besarle como mandaba el guion. Heston decidió volcarle un bote de perfume por encima y besarle el cuello. Parker supo reaccionar a la improvisación y a día de hoy es quizás es momento más recordado del film.

El film aprovecha el Technicolor para hacer más atractiva la historia aprovechando el estar situada en exóticos parajes (no filmada, parte del rodaje tuvo lugar en Florida). Y los efectos especiales, aunque algo primarios, siguen funcionando y provocándonos cierto picor al ver tal avalancha de hormigas.

La difícil combinación por la que apuesta el film ya es en sí digna de alabanza. El público al que atraen las cintas con catástrofes e insectos quizás no busquen una historia de corte romántico tan intensa y viceversa. Sin embargo, funciona. No será el mejor film de todos los géneros que abarca pero es sin duda un entretenimiento más que digno.