Clasicosis

Cine Clásico: 'La colina de los diablos de acero' Camino entre líneas enemigas.

Escuche, Montana. Usted es  prescindible. Y el viejo se han borrado de la guerra. Pero mis hombres no son prescindibles.

Ficha: La colina de los diablos de acero.

Es increíble la de cine estadounidense bélico que se puede ver, quizás es la consecuencia de haber participado en gran multitud de conflictos bélicos. Pero bueno, también grandes películas que te muestran la verdadera cara de la guerra, y que  pueden ser vistos como películas anti-bélicas, creo que este es el caso de 'La colina de los diablos de acero' (Men in War, 1957).

En Corea, el 6 de septiembre de 1950, la sección del teniente Benson (Robert Ryan)se encuentra aislada en territorio enemigo. Pronto se les une el sargento Montana (Aldo Ray), cuya principal preocupación es el cuidado de su coronel catatónico. Benson y Montana no se soportan, pero juntos deben guiar a los supervivientes a la colina 465, donde les esperan una división. Es una larga y desgarradora marcha, cargada con todos los peligros que el enemigo elusivo puede convocar. ¿Quién sobrevivirá?

Pese a que pueda ser una película poco conocida e inclusive considerada como menor dentro de la filmografía de su director, Anthony Mann, lo cierto es que estamos ante una película bélica maravillosa, en el sentido de que sabe transmitir todo la ansiedad y los peligros que deben vivir todos los soldados mientras deben avanzar, porque quedarse en lugar sería fatídico para todos. Desde el mismo inicio del film ya somos capaces de ver lo que nos espera durante el resto de la cinta, ya que el director nos muestra a todos los soldados mediante varios planos, y se puede observar que cada uno de ellos en un mundo, cada uno de ellos tiene unas preocupaciones y las sobrelleva como bien puede, esto es lo que hace que el apartado psicológico de la película sea importante, y lo que la hace tan solvente y buena.

Pese a todo, son Robert Ryan y Aldo Ray los que llevan el mayor peso interpretativo del film. El primero interpreta a un veterano teniente, que solo tiene en mente una misión, llevar a sus hombre y el cargamento que transportaban a un lugar seguro, y para ello hará lo que sea necesario. El segundo actor se mete en la piel de un sargento que en un principio parece tener problemas con la autoridad, pero en el fondo tiene las mismas ambiciones que el primero, llevar a su coronel a un lugar seguro, ya que es un hombre al que admira.

Sinceramente, creo que es uno de los mejores film bélicos que he visto en los últimos meses, por eso merece la pena que cualquiera de ustedes que no lo haya visto le dé una oportunidad y luego se vuelva a pasar por aquí para dejarme su opinión.