Clasicosis

Cine Clásico: 'Tarántula' Aracnofobia a lo grande.

- Nunca había visto algo así. Ninguna pisada, nada de sangre, ninguna señal de pelea. Los huesos están limpios, como un plátano pelado.

Ficha: Tarántula.

Parece que últimamente estoy abonado a las películas de Serie B de diferentes géneros, pero hoy me centro en uno de los grandes géneros de películas de bajo presupuesto, la ciencia ficción o terror, según se mire. Para ello, os traigo 'Tarántula' (Tarantula, 1955), todo un clásico del género de uno de los grandes directores de este tipo de películas, así que ya puedo decir que disfruté mucho de este visionado.

En el desierto de Arizona, el profesor Gerald Deemer (Leo G. Carroll) está experimentando con hormonas de crecimiento en la esperanza de encontrar una manera de aumentar el suministro de alimentos del mundo. Su socio en el proyecto fue recientemente encontrado muerto en el desierto, tras haber sufrido una enfermedad que normalmente toma años en avanzar pero en su caso parece haberle afectado en sólo unos pocos días. El médico local, Matt Hastings (John Agar), está desconcertado por el extraño caso y con la recién llegada asistente del profesor, Stephanie Clayton (Mara Corday), trata de averiguar lo que está pasando. Cuando los restos de ganado se encuentran en el campo, la evidencia apunta a una tarántula gigante como el culpable.

El encargado de dirigir semejante film fue Jack Arnold, al que todos recordarán de una de las mejores películas de serie B de todos los tiempos, 'El increíble hombre menguante', entre otras muchas. Cuando se ve la película se percibe que el director sabe cómo tratar una historia de este tipo, como intenta crear un ligero suspense, aunque todos sepamos cual es el problema, pero los protagonistas de la cinta desconocen que está pasando en su localidad. Además, pese a que los "trucos" cinematográficos sean básicos, en parte debido a la clase de película y por otra parte, debido a la fecha de producción, lo cierto es que la tarántula queda de una forma brillante en esos ambientes desérticos.

El único nombre medianamente grande dentro del reparto es el de Leo G. Carroll, aunque quizás sea un actor recordado mayormente por sus papeles secundarios. El actor interpreta al científico culpable de semejante bestia, aunque no es uno de esos excéntricos que más bien parecen habitantes de manicomios que científicos. John Agar interpreta a un joven doctor que descubre todo lo que está pasando antes que todos, pese a que no se le tome en serio por nadie, tan solo por el personaje de Mara Corday, pero ambos viven el comienzo de un romance, así que se entiende que se apoyen uno a otro.

Magnífico film de serie B, del cual no se puede esperar que sea una obra maestra del séptimo arte, pero sí que entretenga bastante, y lo hace. Además, en unos pocos segundos del film aparece Clint Eastwood, al cual no reconocí porque aparece con casi toda la cara tapada, pero bueno, ahí está.