Clasicosis

Cine Clásico: '36 horas' Un montaje peligroso.

- ¿No puedes llorar?

- He usado todas mis lágrimas.

Ficha: 36 horas.

Batallas, juicios, espías... un ambiente de conflicto bélico puede dar cabida a una gran multitud de historias para ver en la gran pantalla. Con '36 horas' (36 hours, 1965) nos volvemos a situar en la Segunda Guerra Mundial en in intenso thriller bélico, que deja a un lado el conflicto directo para introducirse en el mundo del espionaje de ambos bandos para descubrir cómo será uno de los momentos más importantes de la guerra.

En la historia vemos como el ejército alemán captura en Lisboa al Mayor Pike (James Garner), un oficial americano que posee toda la información sobre el desembarco de Normandía, el cual se llevará a cabo en pocos días. El Mayor Gerber (Rod Taylor), un oficial aleman que se hace pasar por americano, junto a la enfermera Anna (Eva Marie Saint), una prisionera de un campo de concentración,  intentan lavarle el cerebro intentándole hacerle creer que la guerra ha terminado con el fin de obtener toda la información del ataque de los aliados.

Sorprendente me pareció ver en la ficha técnica de la película, como uno de los artífices de la historia, a uno de mis escritores de la infancia, me refiero al británico Roald Dahl, de niño leí muchas de sus historias y lo cierto es que no conozco ninguna de las que escribió para un público más adulto, para a raíz de esta película tengo mucha curiosidad por conocer más a fondo toda su obra.

Pero tanto el guión como la dirección de este interesante drama psicológico basado en la II Guerra Mundial están elaborado por la misma persona, George Seaton. La película engancha desde el inicio, ya que el ambiente que vemos es el típico en una historia de espías, todo ese secretismo que en un principio lo vemos desde el bando de los aliados, donde se nos presenta al protagonista de la cinta. Pero pronto cambian las tornas y, aún siguiendo al protagonista americano, cambiamos de bando y empezamos a ver el punto de vista alemán y su impresionante plan para hacerse con los detalles del desembarco. Este es el punto más interesante del film, ya que llegamos a conocer todo el plan y así vemos como avanza según lo previsto o no, creando un pequeño halo de suspense en la cinta.

El soldado americano está interpretado por James Garner, quien no deslumbra por su interpretación, pero que en un film de estas características es una buena elección. Por parte de los nazis tenemos a varios personajes importantes, el artífice del elaborado plan está interpretado por Rod Taylor, quien interpreta a un alemán que se ha criado en Estados Unidos, por ello su inglés es lo suficiente bueno para poder engañar a su prisionero. Este recibe ayuda de una joven prisionera alemana que es sacada de un campo de concentración alemán para hacer de enfermera, ella es interpretada por la increíble Eva Marie Saint. Y todo el plan será supervisado por un temible oficial de la SS, que solo espera que la cosa no funcione para poder tomar el control de la situación, es Wener Peters el encargado de meterse en la piel de este personaje y realizar un gran trabajo.

Tan solo por lo interesante que resulta la premisa de la historia creo que merece la pena verla y ver como avanza todo, el film tiene algunos giros de guión que hacen que te quedes pegado a la pantalla para ver que va a ocurrir a continuación, así que para mí es una muy buena recomendación.