Clasicosis

Cine Clásico: 'En la Costa Azul' Diversión en Francia.

- Bien. Supongo que si Duran entrara aquí ahora, te irías con él y me dejarías.

- No, Jack, no podría dejarte. Estoy enamorada de ti. Pero todos quieren a Duran y yo soy la única que te quiere. ¿Ves? Esa es la diferencia.

Ficha: En la Costa Azul.

No importa de qué estado de ánimo esté que una película del género musical siempre hará sentirme mejor, y si es tan divertida como 'En la Costa Azul' (On the Riviera, 1951) mejor que mejor. Protagonizada por uno de los grandes nombres de dicho género, la película nos regala unos momentos de divertidos enredos además de, por supuesto, momentos musicales.

Jack Martin (Danny Kaye), un animador americano trabajando en la Riviera francesa, hace una imitación del mujeriego y empresario Henry Duran (Kaye, de nuevo) de manera tan convincente que incluso la bella esposa de Durán (Gene Tierney) se deja engañar por ella. Cuando los intereses de negocios de Durán le obligan a estar en Londres, cuando debería ser el anfitrión de una gran velada en su casa, Martin es convencido para hacerse pasar por Duran en la fiesta. Pero las cosas amenazan con salirse de control cuando Martin (como Duran) se enfrenta a varias de las mujeres del mujeriego, y por el rival de negocios despiadado de Duran, M. Periton (Jean Murat).

Walter Lang ya tenía experiencia en musicales cuando dirigió esta cinta y seguiría dirigiendo película de este género a lo largo de su carrera, todos recordaréis la versión musical de 'El rey y yo' protagonizada por Yul Brynner y Deborah Kerr. En aquella ocasión el film tenía unos tintes más dramáticos que le dictaban la historia, pero en la que os traigo hoy no es así, más bien tenemos una comedia de enredos que, además, tiene momentos musicales realmente divertidos. En un principio se nos presenta a los personajes, alguno incluso duplicados, pero más adelante tenemos una larga escena en una baile, donde ocurre la mayor parte de la historia y donde todo este enredo se desarrolla, con muy buenos diálogos y algunas escenas realmente hilarantes.

Interpretando a dos personajes en la misma película, está claro que la voz cantante en el apartado interpretativo de la película lo lleva el simpático de Danny Kaye. El actor interpreta a dos personas con personalidades diferentes pero algo parecidas, los dos tienen ese desparpajo que hace que sean simpáticos para la audiencia. Gene Tierney y Corinne Calvet son la dos mujeres más importantes en la historia, la primera es la esposa del famoso mujeriego y empresario, una mujer que debe aguantar las idas y venidas de mujeres que se acercan a su marido. La segunda es la compañera y amante del animador americano, una mujer divertida y que tiene claro que solo quiere un hombre.

Sin ser una genialidad del séptimo arte, sin ser una historia original, es una película de divierte mucho al verla, así que merece totalmente la pena darle una oportunidad, y sus protagonistas hacen que la historia sea incluso mejor.