Clasicosis

Cine Clásico: 'Los verdugos también mueren' En busca del asesino.

- Svoboda, fuiste elegido para representar al pueblo checo. El pueblo ha ejecutado al verdugo. ¡Cuatrocientas vidas! Sí, Svoboda, ¿qué son 400 vidas? Esto es una guerra de millones. La ejecución de Heydrich es sólo una batalla de la guerra, pero la más importante.

Ficha: Los verdugos también mueren.

Aunque en un principio la película iba a ser titulada 'No surrender' o 'Never surrender', cosa que al final no sucedió por no tener un título muy parecido al de un libro publicado durante la producción del film, tras un concurso entre todos los integrantes de la producción, 'Los verdugos también mueren' (Hangmen also die!, 1943) fue el título campeón y esta fue la opción que dio una secretearía de producción que ganó 100 dólares por ello. Interesante anécdota para este fantástico thriller ambientado en la Segunda Guerra Mundial.

El 27 de mayo de 1942, el protector nazi del Reich de Bohemia/Moravia, el "verdugo" Reinhard Heydrich, murió a causa de las balas de los combatientes de la resistencia no identificados. Esta es la historia que cuenta el film, la vida de la en la ciudad, por un lado la resistencia intentando salir impune y por otro los alemanes intentando encontrar al culpable para ajusticiarlo.

Aunque la historia de la película está basada en el asesinato real de Reinhard Heydrich, pero este no ocurrió como cuenta la cinta dirigida por el magnífico Fritz Lang, el cual también participó en la elaboración del guión. El director de origen austriaco consigue crear un film redondo, un thriller que hace mantener la tensión de principio a fin, aunque desde el mismo inicio conocemos la identidad del asesino, el peligro del bando nazi con la Gestapo investigando y hostigando al pueblo para encontrar al culpable hace que toda cinta se tiña con la incertidumbre de cuál será el siguiente paso de los impredecibles nazis. Además, el film cuenta con un guión tan exquisito que cada giro de guión hace que todo sea mucho más interesante, llegando a un clímax increíble al final del metraje.

La mayor parte de la historia gira en torno a tres personajes, el Dr. Svoboda interpretado por Brian Donlevy quien es el autor del asesinato, así que es el hombre que siempre está buscando sobrevivir, ya que un peligro constante está detrás suya para ajusticiarlo. El profesor Novotny y sobre todo su hija Nasha, interpretados por Walter Brennan y Anna Lee, se convierten en cómplices involuntarios, ya que acogen al culpable en su casa. El profesor es un erudito que tras la cierre de la universidad sigue dando clase a algunos jóvenes en su propia casa para que la juventud pueda seguir avanzando en su educación. Y ella es la primera persona del pueblo que se pone de parte del asesino para ayudar a intentar vencer al régimen que están viviendo.

Estamos ante un magnífico de uno de los grandes directores europeos que tuvieron que emigrar a Estados Unidos para poder seguir realizando películas y algunas de ellas, como en este caso, una cinta donde se muestra la lucha contra el régimen totalitario que reinaba en Europa por aquel entonces.