Clasicosis

Off-Hollywood: 'The Belles of St. Trinian's'.

- Oh querida, ya le advertí a Bessie que tuviera cuidado con esa nitroglicerina.

Ficha: The Belles of St. Trinian's.

Últimamente no encuentro una comedia que me satisfaga completamente, sin acudir a los grandes clásicos de dicho género, claro está. Esta vez lo he intentando viajando a Reino Unido, para ver The Belles of St. Trinian's (1954), que ha resultado ser un buen entretenimiento pero nada más.

La llegada de la hija del sultán, la princesa Fátima,  a una famosa y prestigiosa  'Escuela para Señoritas ' de Inglaterra precipita aún más caos de lo habitual. El caballo de su padre, Arab Boy, correrá por la copa semanas después del comienzo del curso. El corredor de apuestas hermano de la directora Millicent, tiene a su propia hija en busca de información dentro de la escuela, la policía infiltra a una agente como profesora para intentar averiguar que ocurre en la escuela y el ministerio de educación envía a un nuevo inspector tras la desaparición de los dos últimos.

El nombre importante en la producción británica fue Frank Launder, un guionista pasado a director, quien participó en ambas facetas en este proyecto. Pese a que la diversión con la cinta está asegurada, aunque no sea un film para soltar carcajadas, en definitiva no deja ser una serie de gags cada cual más disparatados con la pequeñas futuras "damas" como protagonista. La trama del caballo y las apuestas se podría considerar como la trama central de la película ya que en un punto todo gira alrededor de ello. En el colegio se pueden diferenciar tres bandos, cada uno de ellos va por su cuenta y por ello se producen las situaciones descabelladas, por un lado están las alumnas, subdivididas entre las mayores y las pequeñas, y luego están las profesoras.

Este último bando está comandado por la peculiar directora Millicent Fritton interpretada por Alastair Sim. La directora es una mujer que deja mucha libertad a las niñas, cosa que aumenta que su escuela sea casi más parecido a un manicomio que a una escuela. Dicho actor además de interpretar dicho personaje femenino también se mete en la piel Clarence, el hermano mellizo de la directora, un hombre ambicioso que solo busca su beneficio, por ello utiliza a su hija, una de las mayores rebeldes, para conseguir su objetivo. Entre el resto del reparto cabe destacar a George Cole, quien interpreta a un canalla que trabaja en el mundo de las apuestas y quien hace regularmente negocio con las niñas internadas, su personajes es uno de los que más juego da en la historia y más divierte.

Como ya he dicho, pese a no ser una comedia brillante creo que consigue su objetivo, que no es otro que divertir y hacer pasar un buen rato al espectador frente a la pantalla, cosa que no es poco viendo el resultado de algunas comedias actuales.