Clasicosis

Cine Clásico: 'Un marido rico' El amor no está en lo material.

- ¿Cómo puedes pensar en comer en un momento como éste?

- Porque soy una mujer, quizá, y un poco más práctica que tú.

Ficha: Un marido rico.

Con 'Un marido rico' (The Palm Beach Story, 1942) volvemos a la comedia romántica. Y precisamente hoy he visto otra comedia del mismo estilo pero producida actualmente y solo se puede sacar una conclusión, cuanto ha cambiado el género y todo ese cambio ha sido para peor. En la época dorada del cine teníamos comedias sofisticadas, donde los diálogos y situaciones eran originales y divertidos, pero hoy en día tan solo tenemos tópico tras tópico y mil referencias al sexo para intentar arrancar una sonrisa al público.

En esta historia vemos Gerry y Tom Jeffers (Claudette Colbert y Joel McCrea)quienes  están descubriendo la dura vida matrimonial . Tom es un inventor-arquitecto y gana poco dinero para que puedan vivir bien. Están a punto de ser expulsado de su apartamento cuando Gerry conoce a hombre de negocios rico que ha venido a visitar el apartamento donde viven la joven pareja para alquilarlo. Pero este simpatiza con Gerry y le da 700 dólares para comenzar una nueva vida, pero Tom se niega a creer su historia y se pelean. Gerry decide que el matrimonio ha terminado y se dirige a Palm Beach a por un divorcio rápido, pero Tom no tiene planes de dejar que ella consiga su propósito.

Esta es una de esas películas que dieron a conocer a Preston Sturges, quien además de dirigir fue el encargado de elaborar el guión de tal deliciosa comedia. Ya desde de los títulos de créditos podemos ver que no estamos ante una pareja protagonista normal, ya que vivimos el ajetreado día de su boda que pudo acabar en tragedia. Entonces empezamos a conocer verdaderamente a la pareja, por separado, en escenas muy divertidas, así conocemos la actitud de ambos en la vida. Desde entonces, toda la película se convierte en un tira y afloja, entre la voluntad de uno y la voluntad del otro, que los llevará a una persecución por todo el país y viviendo increíbles e hilarantes historias.

Claudette Colbert era una de esas mujeres que quedaban fantásticas en una comedia de este tipo. En el film, se podría decir que es ella quien lleva la batuta y quien protagoniza la mayor parte de la cinta, teniendo siempre una actitud realmente divertida que hace disfrutar a la audiencia. A su lado, interpretando a su marido está Joel McCrea, quien bajo mi punto de vista, no está a la altura de su acompañante femenina, pero por lo menos no desentona dentro de la comedia. Como tercero en discordia tenemos a Rudy Vallee, quien interpreta al joven rico que conocerá la joven en su huída hacía el divorcio, este es una persona muy ilusa y que no posee ninguna maldad, que caerá a los pies de Gerry.

Quizás no es una comedia que destaque entre todas las que se realizaron en los años 30 y 40 que poseen el mismo tono, aunque posee un humor realmente bueno y exquisito, pero si es la clase de comedia romántica que me gustaría ver en la actualidad, y no a lo que nos tienen acostumbrado, salvando algunas excepciones.