Clasicosis

Cine Clásico: 'Al este del Edén' cumplió 60 años.

- Si te ilusiona hacerme un regalo, sé bueno en la vida, así me consideraré pagado.

Ficha: Al este del Edén.

Hace unos días cumplió los 60 años una de esas cintas míticas que han pasado a la historia por diversas razones, me refiero a 'Al este del Edén' (East of Eden, 1955). Además de ser la adaptación de una gran novela de uno de los grandes autores norteamericanos, John Steinbeck, fue una de las pocas películas que protagonizó uno de los grandes iconos del cine, quien conoció la muerte demasiado pronto, ya sabéis que hablo de James Dean.

En el Valle de Salinas, durante la Primera Guerra Mundial, Cal Trask siente que debe competir contra con su perfecto hermano Aron por el amor de su padre Adam. Cal se siente frustrado a cada paso, por su reacción a la guerra, a la manera de salir adelante en los negocios y en la vida, y a la manera de relacionarse con su madre separada.

Lo cierto es que el film solo adapta una parte de la novela de Steinbeck, ya que la historia original continúa en el tiempo. Pero en el film dirigido por Elia Kazan se centra en la vida del joven Cal, un chico desubicado que no conoce su sitio en la vida y que ve que todos los que le rodean avanza pero él está estancado. Además, la relación entre Cal y sus allegados es también complicada, a su madre no la conoce pero sospecha que trabaja en un burdel, su padre tan solo tiene ojos para su hermano y con este último, pese a que la relación es estrecha, lo ve como el perfecto y favorito del padre, así que debe luchar por conseguir el consentimiento de su padre en todo lo que haga.

El joven Cal está encarnado por James Dean, uno de los actores que mejor podía  interpretar a un personaje de estas características y es que, quizás, debido por su corta carrera todos sus personajes parecen tener el mismo carácter. El padre, uno de los personajes con los que tiene más roces, está interpretado por Raymond Massey, un hombre empresario y que intenta triunfar en la vida con ideas innovadoras, que no todas funcionan en un principio. La fuerza que estos actores le dan a sus interpretaciones hacen que el drama de la cinta sea aumentado.

Una buena historia escrita por uno de los grandes, una director que se maneja en el género como pez en el agua, un actor protagonista que además de ser una figura mítica le venía el papel perfecto y todo ello rematado con un  gran guión, donde los roces familiares están genialmente retratados sobre todo entre padre, hijos y hermanos, estos últimos como si de los mismísimos Caín y Abel se trataran, un clásico entre los clásicos.