Clasicosis

Cine Clásico: ‘Ciudadano Kane’ Llega Orson Welles.

- Solo hay una persona que puede decidir lo que voy a hacer, y soy yo mismo.

Ficha: Ciudadano Kane.

Hoy el cine está de celebración, ya que hace un siglo que nació una de sus figuras más ilustres, el actor, director y guionista, entre otras cosas, Orson Welles. Dejando a un lado su vida privada más que polémica y su carácter único, fue un hombre hecho para el cine. Para acordarnos de él y homenajearlo a nuestra manera, hemos elegido traer su primer largometraje, ‘Ciudadano Kane’ (Citizen Kane, 1941), elegido por muchos críticos como una de las mejores películas de la historia, ya que cambió la forma de ver el cine hasta entonces.

Un grupo de periodistas están tratando de descifrar la última palabra que dijo antes de morir Charles Foster Kane, el magnate de la prensa: "Rosebud". La película comienza con un carrete de noticias detallando la vida de Kane para las masas, y a partir de ahí, se nos muestra escenas retrospectivas de la vida de Kane. Así como los periodistas lo investigan más a fondo, los espectadores ven en la pantalla el ascenso de un hombre, y cómo finalmente se cayó de la cima del mundo.

Con un gran éxito en la radio, todo el mundo conoce la historia de la retransmisión radiofónica de ‘La guerra de los mundos’, consiguió que la RKO lo contratara para filmar una película y le diera absoluto control artístico sobre la misma, y menudo acierto fue hacer eso. El joven Welles no solo supo crear una cinta redonda, donde la utilización del tiempo es soberbia, ya que somos testigos de, prácticamente, una vida completa, la de Charles Foster Kane. Con la utilización perfecta de los flashbacks vamos conociendo todos los acontecimientos importantes en la vida del magnate, de cómo llegó a la cima y de cómo cayó de ella más tarde. Además, no solo esta compresión temporal es digna de mención, el ritmo de la historia es fundamental, ya que va en sintonía con la historia del personaje principal, este se va desacelerando conforme la vida de este se va derrumbando. Todo ello con un trato de la imagen a la perfección, donde innova con la toma de planos con una gran profundidad de planos y jugando con los claroscuros, así cuenta con una fotografía increíble.

Como muchas de sus películas se guardó para sí mismo el papel protagonista y siendo esta su primera obra llegó dando fuerte, ya que su cinta fue nominada a 9 premios Oscar, aunque finalmente solo se alzaría con la estatuilla al mejor guión, el cual firmó junto a Herman J. Mankiewicz, pero además optó a mejor película, director, actor principal, dirección artística, fotografía, banda sonora, sonido y montaje. Todo esto ya era un indicativo que el joven director iba a ser alguien grande en la industria, le gustara a muchos o no. Además, que en tú primera gran película pudieras colaborar con personas como Joseph Cotten o Bernard Herrmann también hacen que la calidad de tu primer producto se eleve como la espuma.

Hoy durante el día habréis leído o habréis visto en televisión a Orson Welles, han recordado sus películas, esta siempre por bandera, su vida y amores, faceta en la que también dio mucho juego para aquellos a los que le interesaban. Han pasado 100 años y pasaran muchos más en los que seguiremos disfrutando de las películas y su maestría, porque sea como sea, aquí amamos el cine.