Clasicosis

Cine Clásico: ‘El trompetista’ Todo sea por la música.

- No entiendo una palabra, pero me encanta tu voz.

Ficha: El trompetista.

Parecía que nos habíamos ido pero eso no es así, solo estábamos cogiendo fuerzas. ‘El trompetista’ (Young Man with a Horn, 1950) puede ser que sea considerado como un film menor de su director, el prolífico y todoterreno, Michael Curtiz, pero aun así contó con un elenco con el que ya le hubiera gustado contar a más de uno, para narrarnos como, a veces, uno se casa demasiado con su trabajo que es capaz de dejar todo a un lado para triunfar en lo que sea.

El joven sin rumbo Rick Martin (Kirk Douglas) descubre que tiene un don para la música y se enamora de la trompeta. El legendario trompetista Art Hazzard toma a Rick bajo su ala y le enseña todo lo que sabe acerca de hacer música. Rick se convierte en un trompetista estrella, pero su personalidad volátil y el deseo de tocar jazz en lugar de las melodías restringidas de las bandas con las que trabaja le hacen encontrar más problemas de los que busca.

Existe muchas películas sobre la difícil vida que pueden llevar los artistas que son fieles a sí mismo, aquellos a los que las tendencias les son indiferentes y solo buscan perfeccionar su toque, su forma de actuar. Michael Curtiz relata en este film la vida de uno de estos artistas, un auténtico genio de la trompeta que adora el Jazz por encima de todo, incluso por encima de él mismo, ya que antepone la música ante cualquier situación en la vida. Por este motivo, seremos testigos de la multitud de conflictos que tendrá el protagonista de la cinta, en su vida personal, ya que el amor es difícil de encontrar cuando ya estás enamorado de la música, o en su vida profesional, debido a su tendencia a improvisar y a su fuerte carácter, es complicado encajar.

La cara principal de la historia es la de Rick, quien esta genialmente interpretado por Kirk Douglas, a quien se le da bien meterse en la piel de personajes con carácter como este, personajes volátiles que discuten por la mínima porque lo que hacen sienten que es lo correcto. El actor protagonista está muy bien acompañado con Doris Day y Lauren Bacall, la primera interpreta a la cantante de la banda donde Rick trabaja una temporada, ella es la voz de la sensatez, una verdadera amiga, de las que siempre está para dar el consejo correcto. Por otro lado, la segunda es la mujer que entra en la vida de Rick, la cual lucha por tener su tiempo y amor.

Ni que decir que el apartado musical de la película es toda una delicia, cada vez que Rick coge la trompeta y desata toda su alma, se puede disfrutar de un grandísimo jazz. Una buena película, con un gran director y un tridente de actores de los que da gusto ver en pantalla.