Clasicosis

Cine Clásico: 'Rebelde sin causa' Recordando a un mito.

Si hubiese un día en el que no estuviese confundido y no siéntese que me tengo que avergonzar de todo. Si siéntense que pertenezco a algún lugar.

Ficha: Rebelde sin causa.

Sesenta años han pasado desde el trágico accidente que le arrebató la vida a una de las jóvenes promesas interpretativas del Hollywood de los cincuenta. Hoy es el aniversario del fallecimiento prematuro de James Dean y para recordarlo de la mejor forma posible  que mejor que traeros una de sus pocas interpretaciones protagonista, ese papel que lo convirtió en leyenda y en símbolo para muchos jóvenes a lo largo de la historia.

Jim es nuevo en la ciudad, es un chico problemático, razón por la que su familia ha tenido que mudarse. Tras pasar una noche en la comisaría, donde también estarán Judy (Natalie Wood) y Platón (Sal Mineo), las cosas se empezarán a torcer de nuevo. Jim se fija en Judy y esto le originará problemas con su novio Buzz, a la vez Platón se sentirá fascinado por el carácter y la figura de Jim y lo seguirá hasta el fin del mundo.

La película de Nicholas Ray trata sobre las diferencias generacionales, ya que los tres protagonista de la cinta tienen problemas con sus padres, todos se sienten seres incomprendidos, un comportamiento que es casi normal en la juventud, pero ellos lo llevan a los extremos, viviendo experiencias de vida o muerte. Pero además la amistad y el amor juvenil es algo que está muy presente en la historia. Se podría decir que vemos un triangulo amoroso, la pareja de Jim y Judy es bastante obvia, ambos se sienten atraídos pese a que en un principio la cosa no parece estar claro. Pero Platón es el tercero en discordia, él parece sentirse atraído por Jim, incluso estuvo planeada una escena en la que ambos se besaban, pero este sentimiento solo queda indicado ya que mostrar una homosexualidad evidente estaba prohibido por aquella época.

Cuando me imagino como tenía que ser James Dean en la realidad, siempre lo veo como su personaje en esta película, un chico atormentado e incomprendido que tiene algo de rebeldía en su interior, es por ello que en esta película su actuación sobresale y queda tan natural. Y justamente me pasa lo miso con Sal Mineo, me lo he imaginado siempre como un hombre sensible y algo atormentado por no encontrar su lugar, su gran actuación en esta cinta lo encasilló en este estilo de papeles. Natalie Wood le da el toque femenino y es utilizada en cierto aspecto como detonante, ya que es por ella por la que se enfrentan dos hombres y se desata el infierno juvenil, típico aspecto machista de las historias de la época.

Sesenta años han pasado desde ese fatídico accidente y desde que se estrenara esta cinta que tanto conmovió, tanto por la trágica muerte de su protagonista como por la sensible historia que nos cuentan.