Clasicosis

Cine clásico: ‘Surgió del fondo del mar’ Menuda ración de pulpo.

Durante siglos, la mente humana ha aprendido relativamente poco sobre los misterios de los cielos y los océanos. Con la era atómica, los conocimientos del hombre aumentaron tanto que cualquier perturbación natural no le parecerá imposible.

Ficha: Surgió del fondo del mar.

Con el párrafo de arriba nos introducen en esta película de serie B, así que ya podemos intuir que algo grande va a pasar, y si vemos el título del film, Surgió del fondo del mar, ya sabemos de donde vendrá eso grande. Y si afinamos nuestra vista, no mucho la verdad, podemos deducir porque algo grande va a salir del fondo del mar, y es que, prácticamente nos resumen la película con ese primer párrafo. Por lo menos no nos dicen que es lo que surge, pero ya puestos, os lo adelanto yo en el título, para que voy a dejar en suspense a los lectores.

Y es que la historia no tiene más, tras la fabrica de armas y submarinos nucleares, muchas especies marinas se ven afectadas por la radioactividad, por este motivo, un pulpo gigante procedente de la fosa de Mindanao, empieza a provocar estragos entre los navíos que encuentre, y pronto llegará a San Francisco, donde creará el pánico entre la población.

Ya se puede ver que la historia dirigida por Robert Gordon es muy típica de una clase de cine de serie B, la de animales o monstruos gigantes con ganas de aniquilar la raza humana. Y este, quizás, sea el punto fuerte del film, el diseño del pulpo gigante y las escenas en las que aparece me encantan, y es que disfruto enormemente los efectos “caseros” de este género, los muñecos, las maquetas y la superposición de imágenes.

Pero la película tiene un gran punto en contra, y son los personajes, es decir, el trío protagonista. Estos son Kenneth Tobey, el militar al cargo de la investigación, Faith Domergue, la biologa que se encarga de la investigación y Donald Curtis, el otro doctor que se encarga de investigar que está produciendo todos los desastres. Ya en sí, dejan que desear la actitud de los personajes, pero la relación entre ellos es prácticamente ridícula, los continuos tira y afloja, de la científica con los dos personajes masculinos cansan demasiado.

Y es por esto, por lo que la película aburre en algunos momentos, porque en algunos momentos la relación entre estos y los celos que esto produce, es más importante que lo que ocurre con el monstruo. Por ello es un film que no me recomendaría a casi nadie, tan solo a los amantes del género y que disfruten viendo los efectos clásicos.