Clasicosis

Cine clásico: ‘La Reina de África’ El río te cambiará.

- No se enfade Sr. Allnut.
- No, si no me enfado, me dí por muerto cuando iniciamos el viaje.

Ficha: La Reina de África.

Cuando pienso en John Huston, está claro que se me vienen a la cabeza una gran cantidad de películas clásicas, como El halcón maltés, El tesoro de sierra madre, El hombre que pudo reinar o esta misma, La reina de África. Y es que a muchos directores les gustaría tener la trayectoria profesional que tuvo él, ya que estamos antes una de las personas claves en la historia del cine.

Tras estallar la primera guerra mundial, una misionera muy puritana (Katharine Hepburn) y un rudo capitán de barco (Humphrey Bogart), deben aliarse para poder escapar de las tropas alemanas que están en África. A partir de entonces, dos personajes que apenas tienen nada en común, tendrán que unir sus fuerzas para anteponerse a todos los peligros e intentar cambiar en algo el transcurso de la guerra.

El director consigue una película de aventuras maravillosa, donde todo transcurre en un barco, o mejor dicho, una barcaza, que pese a su aspecto demostrará toda su fortaleza. Junto con los protagonistas navegamos por el río, a través de sus rápidos, con el acecho de carnívoros, las tropas alemanas que pueden aparecer por cualquier lugar y con el continuo molestar de los insectos de la selva. Además que pese a que toda la historia se centra en los personajes que viajan en el barco, eso no nos privará de visionar alguna escena espectacular de navegación.

Sin lugar a duda, el peso del film lo llevan los actores protagonistas, que nos regalan unas interpretaciones maravillosas, a pesar de ser un dúo bastante peculiar. Por una parte, tenemos a la magnifica Katharine Hepburn, una de mis actrices favoritas, y aunque reconozco que no es que sea su mejor interpretación, está tan genial, como siempre, aunque puede que yo siempre la vea con buenos ojos. Pero para mí, la autentica estrella de la película es Humphrey Bogart, que acostumbrado a verlo en papeles de tipos duros, en esta ocasión lo vemos en otro registro de interpretación, en el que también es un tipo duro, pero que nos ofrece otro lado más dramático y, en ocasiones, divertido.

Bajo el ritmo que marca el río, acompañamos a los protagonistas en una historia fascinante, donde vemos la fuerza de superación de los personajes, y como van cambiando conforme avanzamos en la historia. La Reina de África es una de las obras cumbres de la filmografía de John Huston, y del cine de aventuras, aunque también se puede considerar una historia de drama romántico, ya que un hombre y una mujer encerrados en un barco, algo pasará. Sin duda es una de las películas que divierten y emocionan a la vez, una de las películas que no os deberíais perder.