Clasicosis

Cine clásico: ‘La mujer avispa’ ¡Cuidado que pica!

-¿Porqué no incrementamos la dosis? Así aceleramos el proceso.
- Tenga paciencia querida, paciencia.


Ficha: La mujer avispa.

Hoy vuelvo de nuevo a esas películas de bajo presupuesto, denominadas de serie B, películas en las que un pulpo gigante puede intentar destrozar San Francisco, o podemos ver una invasión alienígena, todo ello desde un punto de vista peculiar y con unos efectos especiales “caseros”, esto último es un especial atractivo para mí. Pero hoy os traigo una película engañosa, que parece que vamos a ver una cosa diferente a la que realmente vemos, y es que el poster nos la pinta muy bonita y espectacular, pero para nada, es una de las razones por la que pienso que en vez de serie B, debería catalogarse en serie Z.

El film nos cuenta como el Dr. Zinthrop (Michael Mark) investigando con avispas encuentra el secreto para rejuvenecer los tejidos, la eterna juventud. Este es apartado de su investigación, así que para poder seguir, decide vender su secreto a una compañía de cosméticos, presidida por Janice Starlin (Susan Cabot) que probará ella misma los resultados de la investigación, pero no todo sale como pensaba.

El director de la película es Roger Corman, autor de otras obras de dudosa calidad, de las que se puede destacar El cuervo con Boris Karloff y Vincent Price o La tienda de los horrores con Jack Nicholson. El mayor problema que tiene la película, es el tiempo que tarda en que la trama se desarrolle, ya que todos sabemos que va a pasar, el título nos lo dice, pero aún así los problemas con los experimentos no surgen hasta pasados tres cuartos del film, y si a esto le sumamos su cortísima duración, pues se nos queda en una historia de broma. Además, el dibujo del poster promocional nos enseña una mujer avispa mucho más espectacular de la que nos encontramos en la película, esto es algo que no me extraña teniendo en cuenta el año de filmación, pero algo más se podrían haber esforzado.

Esta clase de cine no es famoso por sus grandes interpretaciones, todos los integrantes del elenco son actores y actrices de segunda o de tercera. Por destacar a alguien, está Susan Cabot, la mujer avispa, que además de participar en este film, fue aportando son pocas dotes en actuación en numerosas películas de semejante calidad e incluso peores. En el papel del doctor, está Michael Mark, que nos deja una interpretación un poco pésima con sus miradas de depredador sexual y su acento un poco extraño, un actor que también se paseó por Hollywood en numerosas películas de esta categoría, y que según la IMDB, apareció en Casablanca, aunque no aparezca en los créditos.

Esta es una película que solo recomiendo a mi peor enemigo, así que aquel o aquella que se dé por aludido, que se ponga a verla. En otras ocasiones me he considerado amante de este género, y lo sigo siendo, pero cuando la película tiene un mínimo que ofrecer, aunque solo sea efectos especiales cutres, pero esta no los tiene, como tampoco tiene historia.