Clasicosis

Cine clásico: ‘Wichester 73’ Un rifle para todo el salvaje oeste.

-No sé que cuentas tendrías con él, pero ahora tendrá que añadir el rifle.

Ficha: Winchester 73.

Tengo muchas cuentas pendientes con los westerns, pero dentro de estas, siempre he tenido una gran cuenta con James Stewart dentro del género, ya que si mitificamos la figura del cowboy, nos encontraremos con un tipo duro y al que deberían temer allá donde fuera, pero esto es todo lo contrario de lo que aparenta en pantalla Stewart, que siempre ha sido visto como un bonachón. Pero esto es si partimos en que todas las películas que transcurren en el salvaje oeste son iguales, indios, vaqueros y nada más. Este film teniendo todo esto, es una muestra de que se puede conseguir un gran resultado, con una historia tan simple y sin caer del todo en los tópicos.

Lin McAdam (James Stewart) va persiguiendo a un hombre, esto le lleva a Dodge City, donde se encuentra con él, Dutch Henry Brown (Stephen McNally), pero durante su estancia allí no pueden hacer nada, ya que el sheriff Wyatt Earp (Will Geer) ha requisado todas las armas. Ambos concursan en un campeonato de tiro para ganar el fabuloso rifle Winchester, el cual gana Lin McAdam, para a continuación ser robado por Brown, el cual escapa. El rifle pasará por una gran multitud de manos, mientras McAdam le sigue la pista a su enemigo.

Anthony Mann fue el director asignado para dirigir el film, una figura que a lo largo de la historia ha tenido una gran influencia en el western, pero sobre todo destacables en los que formó pareja con James Stewart, que puede haber protagonizado sus mejores películas dentro del género. En este ocasión consigue que el autentico protagonista del film sea el rifle Winchester, ya que la historia se traslada allá donde el arma vaya. Cosa interesante es ver los diferentes motivos por los que los personajes desean poseerlo, donde reinará la historia del vaquero solitario en busca de venganza.

Aunque la película cuenta con actores bastante famosos en sus personajes protagonista, James Stewart y Shelley Winters. El primero como dije no me lo imaginaba de cowboy duro, pero tengo que decir que he quedado bastante sorprendido, ya que aunque tenga ese aire de buen tipo que pasea el actor por la pantalla, se enfrenta muy bien al papel en los momentos de acción. Ella realiza el papel de mujer en el salvaje oeste de forma muy decente, teniendo un carácter duro a veces para no ser llevada siempre por los hombres, aunque al fin y al cabo su palabra no cuenta para nada.

Pero además, si echamos un vistazo a los secundarios, vemos un par de actores que estaban empezando en el mundo del cine, pero que ambos llegarían a lo más arriba. Uno de ellos es Rock Hudson, al que tengo que admitir que no reconocí en el papel de indio, en mi favor diré que su intervención es muy pequeñita. Otro que tiene una breve interpretación es Anthony Curtis, el que más tarde se haría llamar Tony, que interpreta a uno de los hombres de la caballería que también se cruza con el Winchester.

Para mí, el film consigue todo lo que se propone, ya que tiene todo por lo que el western es famoso, pero la historia no está dentro de lo común. Anthony Mann nos logra entretener bastante con unos personajes muy bien caracterizados y una historia bastante simple, pero muy bien contada, que al fin y al cabo eso es lo que cuenta.