Clasicosis

Cine clásico: ‘Sola en la oscuridad’ pero rodeada de personas.

-¿Susy?

-No, Batman.

Ficha: Sola en la oscuridad.

Aunque esta película este filmada a finales de los años sesenta, y puede que ya este cine puede que algunos no lo consideren como clásico, para mí, la película tiene una serie de características por las que yo la sigo introduciendo aquí. Ya no solo hablo de la historia, que bien la podría haber dirigido otro director de la época y puede que la película fuese más famosa, sino también por sus personajes, que son los que sostienen la historia, además de aparecer la guapísima Audrey Hepburn.

Sam Hedrix (Efrem Zimbalist Jr.), fotógrafo de profesión, conoce en un avión a Lisa, una modelo que viaja con una muñeca llena de droga, esta al encontrarse en peligro le da la muñeca al fotógrafo. Más tarde en casa de este, se reúnen Mike Talman (Richard Crenna) y Carlino (Jack Weston), dos delincuentes de poca monta, con Rota (Alan Arkin), un tipo misterioso y muy calculador que va en busca de la muñeca. Mientras los tres están en la casa, llega Susy (Audrey Hepburn), la esposa de Sam, pero pronto descubrirán que es ciega. Así que ingeniarán un plan para acosar a la mujer para intentar averiguar dónde está la muñeca.

Terence Young, es el director del film, que puede que os suene por ser director de algunas de las películas del agente británico con licencia para matar. Pero además de dirigir la acción de 007, nos sorprende, o por lo menos a mí, con una película sencilla, y digo esto por sus escasa localizaciones, pero transmite muy bien la tensión de la pantalla al público. El film es de esos que van de menos a más, y es que, al principio parecía tener un poco un aire de misterio un poco ridículo, pero pronto la historia empezará a formarse, y cuando aparezca la protagonista ciega, de momento nos meteremos en su situación y compartiremos todos sus sentimientos. Y lo cierto es, que la película llega a ser en algunos momentos agobiantes, por lo que vemos pasar a Susy.

Algo importante para que la película funcione, es que los intérpretes consigan transmitirnos sus estados de ánimo. Audrey Hepburn consigue esto con creces, que se aleja del típico de papel por el que se hizo famosa, en las comedias o dramas románticos, para meterse en un drama con tintes de thriller, e interpretar a una persona ciega, que esto último puede resultar difícil para que sea creíble. Además nos encandila con su actitud de mujer buena, que sin buscar problemas, se ve envuelta en una trama terrorífica, porque imagínense lo que debe ser, de pronto verte rodeada de extraños sin poder verlos y sin conocer sus intenciones, no cuento más, pero la actriz nos regalará momentos que nos encogerá el corazón.

Tan solo por la interpretación de Hepburn, merece la pena realizar un visionado a la peli, pero si esto no os convence o la actriz no os gusta, el film ofrece mucho, tiene un estupendo guión que es llevado genial en prácticamente en un solo escenario, la trama avanza con soltura aumentando el nivel de tensión en el ambiente conforme avanzamos, hasta llegar a un final genial.