Clasicosis

Cine clásico: ‘Laura’ atrapa tanto viva como muerta.

- ¿Por qué llama usted ‘dama’ a Laura? Mire a su alrededor, ¿es esta la casa de una mujer frívola?

Ficha: Laura

Nunca ha habido un cine negro tan bueno como el que había en los años cuarenta. Puede que en otras décadas encontremos algún título muy sobresaliente, pero la producción anual de buenos films de este género, por ahora, no se ha repetido. De la que vamos a hablar hoy es uno de los mejores ejemplos.

“Laura” (id, 1944) es posiblemente de lo mejor que han hecho en su carrera los que en ella intervinieron. Empezando por su director  Otto Preminger , actores como Gene Tierney o Clifton Webb, o el director de fotografía Joseph LaShelle (que ganaría su único Oscar por esta película). Hasta la música de David Raksin ha pasado a la historia.

 

La película nos lleva a la investigación por asesinato de Laura Hunt (Gene Tierney), una mujer lista, educada, sensible, trabajadora, sin una mancha en su historial. Para avanzar en la investigación, el teniente McPherson (Dana Andrews) intentará descubrir los detalles del asesinato ayudándose del prometido de Laura (Vincent Price) y de uno de sus mejores amigos (Clifton Webb) a pesar de la mala relación que hay entre ellos. Con la información que va recavando y el retrato presente en el salón de la víctima, McPherson cada vez se siente más atraído hacia el caso.

A pesar de los muchos problemas que hubo durante la preproducción del film entre quien iba a ser el director, Rouben Mamoulian y el productor, Otto Preminger, los muchos cambios que hubo y el mal ambiente entre reparto y director, no podemos negar que “Laura” es uno de los relatos policíacos más sólidos que hemos visto en pantalla. Con apenas cuatro personajes principales, una localización central (el piso de Laura) y algún que otro decorado más, se consiguió hacer una intimista pero adictiva historia criminal. Como buen film noir, tenemos ciertos giros de guión y sorpresas por el camino pero lo que más destacaría sin duda es la solidez con la que Preminger nos lleva hasta el final del film. No hay soluciones estrambóticas sacadas de la manga, la solución está ante nuestros ojos si conseguimos montar el puzzle antes de que acabe el film.

Contada a través de muchos flashbacks, Gene Tierney nos da una interpretación contenida, pero con la que nos resulta facilísimo creer que Laura era una persona a la que nadie podía odiar. Vincent Price, Clifton Webb y Judith Anderson van tejiendo la lana del enredo a la perfección y Dana Andrews interpreta a un detective que nos despista sin saber si es muy astuto está tan perdido como nosotros.

A nivel técnico, Otto Preminger supo rodearse de los mejores. En fotografía tenemos a Joseph LaShelle haciendo un trabajo impecable, considero que el cine negro tiene que crear una buena atmósfera a nivel visual y en esta película es una maravilla. Del aspecto musical se encarga David Raksin quien tocó techo en su carrera al componer el tema de esta película junto con Johnny Mercer.

 

“Laura” tiene el mérito de ser una película que siempre está en lo alto a pesar de su aparente simpleza. Cuando hay pocos personajes, pocos escenarios o ciertos giros pero sin llegar a ser tramposa, detrás siempre se esconde un gran guion sobre el que sostener la historia, un buen montaje y buen ritmo. Este film cumple con estos requisitos y eso le convierte en uno de los grandes títulos del cine negro, de Otto Preminger o de Gene Tierney, quien, por cierto, nunca estuvo tan guapa.