Clasicosis

Cine clásico: Halloween: Terror clásico.

Desde los inicios del cine, el cine de terror ha existido, siendo unos de los géneros más populares y que nos han regalado grandes momentos para nuestras memorias. Historias y seres fantásticos han predominado este género, pero no siempre nos ha dado miedo lo mismo, al cine de terror ha ido evolucionando según las exigencias del espectador, y es esto lo que ha hecho que el género perdure aún, de este tema ya estoy hablando en mi blog, que podéis encontrar el enlace en la lista de blogs amigos. Pero hoy, día de Halloween, vengo para recomendaros una serie de películas de terror clásico, entre Bel Kendall y yo hemos elaborado una lista que consta de 13 títulos, este número tan poco redondo viene tan solo por la superstición, nada más. Para no mostrar preferencias por ningún film en concreto, los ordeno por fecha producción, así que empecemos:

El Gabinete del Doctor Caligari (1920).

Obra clave en el género fantástico y, por supuesto, del movimiento expresionista que tuvo lugar en Alemania tras la I Guerra Mundial. En el film vemos a dos amigos que van a una feria ambulante, uno de ellos en un espectáculo con un vidente, le pregunta cuánto vivirá, este le contesta que no pasará de esa noche, y así es. Su amigo empieza a investigar lo ocurrido y al vidente. Esta es una película de la que me enamoré nada más verla, no solo por su historia, que me sorprendió, también de la técnica utilizada por Robert Wiene, donde los decorados truncados y la maestría con la que utiliza la luz, te dejan asombrados.

Nosferatu (1922).

Si la anterior es un film clave en el expresionismo alemán, esta también lo es, dirigida por uno de los grandes de la época, Murnau Nos dejó una obra oscura y siniestra sobre vampiros, un film muy interesante tanto por su historia, basada en la novela de Drácula, como por las curiosidades del rodaje, pero de todo esto ya nos habló nuestro compañero José en su ciclo de vampiros.

El fantasma de la Ópera (1925).

Mientras en Europa reinaba el movimiento expresionista, en Estados Unidos, el cine de terror tenía nombre propio, Lon Chaney. Uno de los actores más versátiles del cine mudo norteamericano, un actor que se maquillaba él solo, y famoso por interpretar a personajes siniestros y grotescos. Y esta película es una de sus mejores interpretaciones, no creo que haga falta que os recuerde la historia del cantante atormentado enamorado de la bella soprano. Un film genialmente contado y visualmente muy bueno, pero no llega a tener esa técnica genial de las películas alemanas.

 

M, el vampiro de Düsseldorf (1931).

Fritz Lang ha sido uno de los grandes directores europeos de todos los tiempos, también aportó su granito de arena al expresionismo, pero una de sus obras más famosas es esta, que no se adapta a las características de ese movimiento, ya que este film es más realista. En él vemos a unos de los primero asesinos en serie del cine, interpretado por un maravilloso Peter Lorre. Un film imprescindible para los amantes del género.

 

El Doctor Frankenstein (1931).

El monstruo de Frankenstein ha sido representado en la gran pantalla de multitud de formas, yo me quedo con el interpretado por el gran Boris Karloff. Con permiso de Bela Lugosi, para mí el mejor actor que salió en las famosas películas de monstruos de la Universal. El film basado en la novela de Mary Shelley y dirigido por James Whale, tiene una belleza visual maravillosa, y el actor protagonista está genial en el papel del monstruo. Contó con una multitud de secuelas, pero hay que destacar La novia de Frankenstein, para muchos mejor que esta.

 

El extraño caso del Doctor Jekyll (1941).

La novela de Robert Louis Stevenson, también ha sido adaptada al cine en multitud de ocasiones, desde una versión muda a varias sonoras. Yo destaco la que dirigió Victor Fleming, una cinta maravillosa en parte por su dúo protagonista, Spencer Tracy e Ingrid Bergman, tan solo por ellos dos merece la pena. La historia me imagino que la conocéis.

 

Drácula (1958).

Hasta último momento he estado pensando que versión poner, la de Bela Lugosi o esta. Al final me he decantado la producida por la Hammer, ya que es igual de elegante que la de Lugosi, pero es más realista en los efectos especiales. Con unos grandes Christopher Lee y Peter Cushing, dos grandes del género, nos cuentan la historia creada por Bram Stoker. Además el colorido de la película, con un aire muy siniestro y poder ver el rojo de la sangre, gana ventaja, en esta ocasión, al blanco y negro, y tened en cuenta que esto lo dice alguien que ama la fotografía en blanco y negro.

La Momia (1959).

Lo mismo me ocurre con la momia, que podría poner cualquiera, la versión con Boris Karloff es maravillosa, el actor vuelve a estar magnífico. Aquí volvemos a tener al dúo Lee-Cushing, en la versión de la Hammer, como veis, parece que las películas se repiten en décadas distintas. De este film ya nos habló nuestra querida Bel Kendall.

 

El pueblo de los malditos (1960).

Seguimos con otra obra producida en Reino Unido, pero dejamos atrás la Hammer. Un film que disfrute mucho en mi época de adolescente que se empezaba a interesar por el cine clásico, en la que un día algo deja inconsciente a un pueblo entero, al despertar, muchas mujeres descubren que están embarazadas. Al dar a luz, los niños poseen gran parecido, ojos y pelos claros y todos con una gran inteligencia. Un film agobiante y desconcertante, del que me dispongo a realizar dentro de algún tiempo, una comparación con el remake realizado por John Carpenter.

Psicosis (1960).

Cualquiera que haya visto esta película, sabrá que ha visto una autentica obra maestra. Hitchcock consigue introducirnos en una historia maravillosa, con unos personajes aparentemente normales pero que encierran auténticos demonios dentro. No quiero contar la trama, para que no se me cuelen spoilers, pero aquellos que no la hayáis visto, esta creo que es la película para el día de hoy.

 

El cuervo (1963).

Mi compañera me recordó que no podía dejarme fuera una de las adaptaciones de Roger Corman sobre alguna obra de Edgar Allan Poe. Y yo, como buen romántico, he elegido ‘El cuervo’, donde la poesía fluye mezclada con humor y terror. Puede que no sea la adaptación preferida por algunos, en parte la he elegido por el trío protagonistas, tres grandes del género Vincent Price, Boris Karloff y Peter Lorre, con la aparición de un jovencísimo Jack Nicholson.


La noche de los muertos vivientes (1968).

Con esta y la próxima película, nos alejamos del terror clásico, pero ambas son grandes obras del género. Esta por ser una obra clave en el cine de zombies. No es la primera película de esta temática, pero George A. Romero, empieza asentando las bases de lo que debe ser una película sobre zombies, y abrirá el camino para todas las que vinieron después. En ella vemos a un grupo de personas aisladas en una casa, en la que intentan sobrevivir tras el asedio de una horda de muertos vivientes.

La semilla del diablo (1968).

Esta quizás, pese a ser del mismo año que la anterior, nos encontremos ante una obra más moderna, un film dirigido por Roman Polanski. Ya la traducción del título que se hizo en España, da muchas pistas sobre lo que vamos a ver en el film. Una obra bastante inquietante, perturbadora y agobiante, pobre calvario pasa el personaje principal.