Clasicosis

Cine clásico: ‘Charada’ el pasatiempo por excelencia.

- ¿Cómo se puede saber cuando alguien te está mintiendo?

Ficha: Charada

Hoy por ti mañana por mí. Si hace un tiempo Mr. Kaplan me agradecía el haberle avisado del 50 aniversario de ‘West Side Story’ (id, 1961), hoy soy yo quien le agradece el haberme recordado que mañana se cumplirán 25 años de la muerte de uno de los actores más emblemáticos de nuestro adorado cine clásico, Cary Grant . Además, este pequeño homenaje le va a encantar a mi compañero, que se quedó con ganas de verle junto a Audrey Hepburn. en ‘Vacaciones en Roma’ (Roman holiday, 1953), pero todo lo bueno se hace esperar, aunque sean diez años.

Pero a su vez esta elección es desgraciadamente muy acertada, el revuelo que causó la diferencia de edad entre Grant y Hepburn fue uno de los detonantes para que éste fuera dejando de protagonizar papeles románticos y apartándose de la actuación paulatinamente hasta retirarse definitivamente con 'Apartamento para tres' (Walk, don’t run) tan solo tres años después. Se podría decir que este título fue su última gran película.


Regina Lampert (Audrey Hepburn) acaba de enviudar y de descubrir que su marido no es quien ella creía, tenía varios pasaportes e identidades y ha sido asesinado por tener una suma de dinero que parece que no le pertenecía, sin embargo con su asesinato las cuentas no están saldadas ya que aparentemente el dinero lo tiene Regina aunque ella no lo sepa. Afortunadamente, Regina se apoyará en un apuesto divorciado a quien ya había echado el ojo, Peter Joshua (Cary Grant), para aprender a reconducir su vida y recuperar su trabajo, ya que la buena vida a la que estaba acostumbrada acaba de ser desmantelada.

Tras este planteamiento se encuentra una historia llena de intriga, que se mantiene sin flaquear a lo largo de todo el film, unas cuantas muestras de alta comedia con sarcasmo o situaciones delirantes como el juego de la naranja, y con una Audrey Hepburn arrebatadora en su papel de enamorada sin remedio de Grant aprovechando cualquier momento para echarle el anzuelo.

Stanley Donen., todo un experto en el entretenimiento del más alto nivel se rodea en esta ocasión de genios a su nivel. Peter Stone escribe un guion que tentaría al mismísimo Hitchcock y Henry Mancini vuelve a deleitarnos con una banda sonora que se ajusta perfectamente al tono del film. Donen conjuga los distintos tonos de la película a la perfección, tras un momento cómico pasamos a otro de máxima tensión sin que resulte forzado, la comedia distiende al espectador pero nunca se pierde de vista el núcleo y el interés del film, descubrir cómo saldrá Regina del embrollo en que está metida. Por supuesto, estos cambios de ritmo no hubieran sido tan naturales sino fuera por la gran presencia de los secundarios, entre los que se encuentran grandes actores como Walter Matthau.

Ahora llega el momento en que nos tiramos de los pelos, y es al recordar el remake que se realizó de esta película, algo completamente innecesario. En 2002 se filmó “La verdad sobre Charlie” (The truth about Charlie), un auténtico despropósito sin chispa, química o encanto que no merece ni que le dedique una entrada en la sección donde comparamos varias versiones de una misma historia. “Charada” (Charade, 1963) es una cinta que se mantiene en forma a pesar del paso de los años, capaz de conjugar varios géneros y no hacer aguas por ningún lado, así que lo mejor que uno puede hacer es rechazar imitaciones.