Clasicosis

Cine clásico: ‘El Dorado’ y una gran pareja protagonista.

-Montes de luna cruzando, a valles de sombra bajando, cabalga siempre osado a la busca de El Dorado.

Ficha: El Dorado.

Que mejor para estas fechas navideñas, para aquellos que no celebran estas fiestas, o que simplemente pasan más frío que en la comunión del yeti, que refugiarse en los cálidos y desérticos ambientes de un buen western, donde el sol brilla en lo más alto y, por supuesto, el licor corre a mansalva. Todo esto si se hace de la mano de uno de los grandes directores de la historia del cine y con un elenco de los que dejan sin aliento, qué más da en que fechas se visione ‘El Dorado’.

Cole Thorton (John Wayne) es contratado para un trabajo sucio por Bart Jason (Edward Asner), quien pretende hacerse con unas tierras. Pero Cole, decide rechazar la oferta en el momento que averigua que debe enfrentarse a un viejo amigo, el, ahora, sherrif J.P. Harrah de El Dorado (Robert Mitchum). Más tarde se enterará de que uno de los pistoleros con más fama del viejo oeste, Nelse McLeod (Christopher George) le sustituirá en el trabajo. Acompañado por un joven en busca de venganza apodado Mississippi (James Caan), intentará que los planes de Jason no se lleven a cabo.

Estamos ante un film de Howard Hawks, uno de los directores más polivalentes de Hollywood, creó grandes obras en géneros como el cine negro y su ‘Scarface’ o en la comedia, con una de las mejores que se recuerda ‘La fiera de mi niña’. Pero además creó grandes western como este, que es una nueva versión de ‘Río Bravo’, un film también dirigido por él. En ‘El Dorado’ nos muestras los típicos valores que hacían a un hombre grande, la lealtad y la amistad, junto con la valentía y en determinados momentos sentido del humor. El film contiene un gran ritmo, aumentando este conforme nos acercamos al final, con unas grandes escenas de tiroteos, donde el manejo y la colocación de la cámara es genial, aunque algunos trucos se ven raros, hay que tener en cuenta los medios en los sesenta.

Solo hay que leer la sinopsis, para ver que estamos ante un dúo protagonista de mucho talento. John Wayne, un actor que se maneja como pez en el agua dentro del western, su personaje simboliza el hombre de principios, leal a sus amigos y protegiendo a los débiles de las garras de los seres ansiosos de poder, un hombre solitario pero no por ello, es un inadaptado. Robert Mitchum, actor que me encanta, es el borracho de la película, en todo buen western debe de haber uno, pero en este caso es también el sheriff, también un hombre de principios y leal a sus amigos, guarda con Thorton una vieja historia, pero además es un hombre atormentado por su mala suerte con las mujeres. El toque de humor lo pone un secundario de lujo, James Caan, un hombre en busca de vengar la muerte de un amigo, pero que no sabe utilizar un arma de fuego, en sus apariciones hay risas aseguradas, además nos recita el poema de Allan Poe, del cual he extraído la frase inicial.

‘El Dorado’ es una película de esas que te mantienen atento a la pantalla desde el minuto uno hasta el final, puro entretenimiento, algo que se le daba de maravilla a Hawks. Acción, humor y risas son las señas de identidad del film, una recomendación para una buena tarde aburrida de domingo.